Novedoso programa mente-cuerpo supera a otras formas de tratamiento para el dolor de espalda crónico

El dolor de espalda crónico es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. En los Estados Unidos, los pacientes gastan hasta $ 300 mil millones cada año para tratar la afección, según un estudio de 2012 publicado en el Journal of Pain. Sin embargo, en ensayos clínicos aleatorizados no se ha demostrado claramente que las terapias comunes, como la cirugía y las inyecciones de esteroides, destinadas a abordar los orígenes físicos del dolor de espalda, funcionen, y un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los factores psicológicos pueden estar asociados con algunas formas de dolor de espalda.

Los científicos médicos del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC) desarrollaron un programa de cuerpo y mente de 12 semanas que adopta un nuevo enfoque para el dolor de espalda crónico. La nueva intervención, que aún no está disponible en BIDMC para el público en general, se basa en una idea promovida por el difunto John Sarno, MD, profesor de medicina de rehabilitación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

En una nueva publicación que aparece en la revista PAIN, el equipo demostró que la intervención mente-cuerpo fue muy beneficiosa para tratar el dolor de espalda en comparación con la atención estándar, y el 64 por ciento de los voluntarios de la investigación informaron estar 100 por ciento libres de dolor seis meses después.

«El paradigma actual del manejo del dolor se enfoca principalmente en el tratamiento de un origen físico del dolor, sin embargo, en muchos casos de dolor de espalda crónico no se puede identificar una fuente física de dolor», dijo el autor correspondiente Michael W. Donnino, MD, un médico en los Departamentos de Cuidados Intensivos y Medicina de Urgencias del BIDMC.

«Nuestro grupo se centró en la hipótesis de que el dolor de espalda inespecífico es la manifestación sintomática de un proceso psicológico, impulsado sustancialmente por el estrés, las emociones reprimidas y otros procesos psicológicos. El mecanismo exacto sigue sin estar claro, pero podría hacerse una analogía con otros efectos conocidos de estados emocionales agudos sobre cambios fisiológicos agudos, como por ejemplo, cómo la emoción de vergüenza puede resultar en la vasodilatación capilar que conocemos como rubor», señaló.

El programa experimental de Donnino y sus colegas, denominado Terapia de alivio de síntomas psicofisiológicos (PSRT), está diseñado para abordar los factores estresantes subyacentes y los contribuyentes psicológicos al dolor persistente, así como las respuestas condicionadas al dolor y las conductas de evitación del miedo.

Las estrategias de tratamiento incluyen educar a los pacientes sobre los vínculos entre los factores estresantes y el dolor, así como la relación con las emociones. Armados con este conocimiento, los participantes aprenden formas más saludables de procesar el estrés y expresar emociones. El programa también se enfoca en la desensibilización o acondicionamiento inverso para ayudar a los pacientes a romper las asociaciones que a menudo se forman con los desencadenantes del dolor, como agacharse o sentarse.

«A menudo se asume que estos desencadenantes son la causa del dolor, pero quizás se describan mejor como asociaciones que pueden condicionarse sin saberlo de una manera similar a cómo Pavlov condicionó a los perros a salivar hasta una campana al combinar la campana con la comida», comentó Donnino agregando que el programa “trabaja para revertir estas respuestas condicionadas y así mejorar el dolor y la discapacidad por dolor».

Las últimas ocho semanas del programa se centran en la reducción del estrés basada en la atención plena, o MBSR, cuyo objetivo es proporcionar las herramientas para procesar mejor los factores estresantes actuales y futuros, al tiempo que se da tiempo para practicar las técnicas de la primera parte del programa.

Para evaluar si la PSRT puede reducir los síntomas y la ansiedad relacionada con el dolor en pacientes con dolor de espalda crónico inespecífico, Donnino y sus colegas inscribieron a 35 participantes, de 18 a 67 años de edad con dolor de espalda crónico que carecía de un origen físico claro.

Los participantes fueron asignados al azar para recibir la nueva intervención PSRT de 12 semanas, ocho semanas de MBSR solamente o la atención habitual bajo la guía de sus médicos sin la influencia del equipo de estudio. Todos los participantes completaron cuestionarios relacionados con el dolor antes de las intervenciones y periódicamente hasta seis meses después de las intervenciones para evaluar los cambios en las limitaciones funcionales o discapacidad, molestias por dolor de espalda y ansiedad relacionada con el dolor.

Después de solo cuatro semanas, los investigadores vieron una asombrosa disminución del 83 por ciento en la discapacidad por dolor reportada en el grupo PSRT en comparación con el 22 por ciento y el 11 por ciento en el MBSR y los grupos de atención habitual, respectivamente. Con respecto a la molestia por dolor durante el mismo período de tiempo, el grupo de PSRT tuvo una disminución del 60 por ciento en comparación con la disminución del 8 por ciento y del 18 por ciento en la molestia por dolor para los grupos de atención plena y atención habitual, respectivamente.

El grupo de PSRT fue superior tanto a la atención habitual como a la MBSR para el criterio principal de valoración de la discapacidad por dolor en cada intervalo y al final del período de seguimiento de seis meses. Además, al final del período de seis meses, el 64 por ciento de los pacientes con dolor de espalda crónico en el grupo PSRT estaban completamente libres de dolor (reportando 0 sobre 10 en una escala de dolor) mientras que solo el 25 por ciento y el 17 por ciento reportaron estar libres de dolor en los brazos de atención plena y atención habitual, respectivamente.

«En cuatro semanas, las diferencias entre PSRT, MBSR y la atención habitual fueron evidentes en múltiples dominios, incluida la medida de resultado primaria de discapacidad funcional y molestias por dolor», dijo Donnino.

«Cuando los pacientes reconocen la relación entre la mente y su dolor físico, esta orientación les arroja una nueva luz y les proporciona una base para participar en el programa multifacético que funciona indistintamente para mejorar el dolor y la discapacidad. Este estudio muestra que nuestro programa tiene el potencial de ser altamente beneficioso en comparación con la atención habitual y la atención habitual más tratamientos adicionales como MBSR”, enfatizó.

 

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) añadió la duración del sueño a su lista de verificación de salud cardiovascular. Esto es parte del cuestionario "Life's Essential 8" (Los ocho esenciales de la vida) que mide ocho áreas clave para determinar la salud cardiovascular de una persona.
Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19. Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19.