Investigación interdisciplinaria busca observar cómo se modifica la musculatura al modificar la oclusión del paciente

Investigadores de la Universidad de Los Andes se encuentran estudiando la relación entre el biotipo facial con el patrón deglutorio y la activación de los músculos masticadores durante los procesos de ortodoncia.

El estudio titulado “Efecto de la dimensión vertical en los patrones deglutorios y en la actividad electromiografica de los músculos maseteros y temporales”, es liderado por Felipe Palma, académico de la Escuela de Kinesiología y Rocío Aguirre, odontóloga y alumna de la Especialidad de Ortodoncia de la Facultad de Odontología, iniciaron una nueva investigación.

Esta investigación surge de la necesidad de entender de qué forma se afecta la musculatura extraoral (con los músculos masticadores) e intraoral (con la lengua) al momento de modificar la oclusión del paciente.

“Como especialistas en el área de ortodoncia, en nuestros tratamientos con frenillos y aparatos ortopédicos, colocamos dispositivos que aumentan la forma en la que las personas muerden, eso se llama aumento de dimensión vertical, y aun no se tiene claridad como se produce la adaptación en la forma en la que las personas ocluyen y se alimentan”, explica Rocío Aguirre.

“En primer lugar, se determinó el biotipo facial de 22 pacientes. Posteriormente, en el Laboratorio Integrativo de Biomecánica y Fisiología del Esfuerzo (LIBFE) evaluamos el patrón deglutorio de los pacientes con un sensor de fuerza intraoral, mientras medíamos la actividad electromiográfica de los músculos masticadores del lado derecho e izquierdo durante el proceso de deglución”, expresa Felipe Palma.

Por su parte, Rocío Aguirre concluye que “se busca comprender si los aumentos de dimensión vertical tienen adaptación en las personas, para entender si al modificar un patrón deglutorio y al tener adaptación podemos resolver otro tipo de alteraciones neuromusculares de los pacientes”.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

En un artículo de revisión publicado en Nature Cardiovascular Research por expertos en cardiología, neumología y ciencias de investigación básica del Brigham and Women's Hospital, los investigadores exponen la evidencia que demuestra cómo el asma alérgica y otras alergias asociadas pueden ser factores de riesgo de CVD y cómo los medicamentos administrados para tratar el asma también puede influir en el riesgo de ECV.
Se cree que la corteza cerebral es la sede del procesamiento consciente en el cerebro. En lugar de inactivarse, algunas células específicas de la corteza cerebral muestran una mayor actividad espontánea durante la anestesia general que cuando se está despierto, y esta actividad se sincroniza entre esas células corticales. Una mejor comprensión de los mecanismos neuronales de la anestesia general podría dar lugar a mejores fármacos anestésicos y a mejores resultados quirúrgicos.