Síndrome de Burnout: cómo prevenir problemas de salud mental en la práctica odontológica

Seguramente has escuchado el término “Síndrome de Burnout” o el “Síndrome del Trabajador Quemado”, haciendo alusión a la cronificación del estrés laboral. Este problema de salud que afecta a trabajadores de todos los rubro, se ha intensificado durante la pandemia, siendo un problema principalmente para los trabajadores de la salud.

Justamente en el último tiempo el Síndrome de Burnout, estrés crónico o COVID-19 son los nuevos riesgos laborales del área de la odontología, en su mayoría causados por factores de riesgo psicosociales a los que no siempre se les presta la atención necesaria.

En las clínicas dentales ya existen múltiples riesgos asociados a enfermedades. Los agentes químicos, fisiológicos, biológicos, el ruido, ergonomía y el estrés son riesgos laborales conocidos por los profesionales y técnicos del sector. Sin embargo, los problemas producidos principalmente por el estrés son complicados de detectar y controlar a tiempo, por lo cual el desafío es su prevención y atender estos problemas.

La crisis sanitaria ha afectado la salud mental de todas las personas y al estar hace casi dos años en esta situación, nos ha hecho conscientes de los nuevos riesgos laborales y cómo abordarlos. Para el Dr. Juan Antonio Carrión Bolaños, especialista en Estomatología y en Salud Laboral, asignatura que imparte desde hace dos décadas en la Universidad Europea de Madrid, estos riesgos están en constante cambio.

“Es cierto que ha habido una evolución en la implantación de la prevención de los riesgos para la salud en el ámbito laboral en las consultas dentales, pero, desde mi punto de vista, son poco operantes”, puntualiza el especialista.

El Síndrome de Burnout

Los problemas de salud que puede sufrir un odontólogo son variados, desde lesiones en la espalda o cuello producidos por la postura que a diario utiliza o lesiones en manos y dedos por sus funciones. Estas patologías osteoarticulares normalmente afectan a personas que llevan mucho tiempo en el ámbito laboral, se producen con el tiempo, pues “a más años de ejercicio, mayor riesgo de lesión”, resalta el Dr. Pedro J. Alomar, jefe de estudios de la Facultad de la Escuela Universitaria ADEMA-UIB.

Sin embargo, uno de los problemas que más afecta a los profesionales y técnicos de la odontología es el estrés crónico, que según el Dr. Carrión afecta al 100% de los dentistas en algún momento de su etapa laboral. “Uno de los riesgos laborales con altísima prevalencia es el llamado estrés crónico, es decir, estrés mantenido durante mucho tiempo, y no de forma puntual, que puede suceder en varios momentos de la vida”, asegura el académico de la Universidad Europea de Madrid.

En los problemas de salud mental provocados por el estrés aparece el Síndrome de Burnout, uno de los más peligrosos según los especialistas dado sus características. El Dr. Primo Prieto, director del Máster Universitario en Recursos Humanos de la Universidad Europea de Madrid, sostiene que “el Síndrome de quemado por el trabajo, surge del estrés continuado que la persona no es capaz de gestionar. Cuando el estrés se convierte en crónico, porque el trabajo es muy intenso o existe mucha responsabilidad diaria, llega un momento en el que el estrés no se llega a neutralizar y acaba por convertirse en un problema de ansiedad continuada y mantenida, convirtiéndose en una patología que la persona ya no puede eliminar”.

Por su parte, el Dr. Alomar, explica que este se da por diversos motivos. “Los profesionales se ven envueltos en una presión asistencial debido a las exigencias de los centros donde llevan a cabo su ejercicio profesional, los cuales les hacen ir a un ritmo de trabajo no deseado generando un estrés que afecta a su situación laboral, personal y familiar. Esto puede conllevar angustia, desasosiego y afectar a las relaciones entre los mismos compañeros de trabajo y, lo más importante, entre odontólogo y paciente”.

Cusas del desgaste laboral crónico

Los académicos españoles coinciden en que esta enfermedad se está dando últimamente por la duplicación de clínicas dentales y la precarización laboral. “Muchos están trabajando como falsos autónomos cobrando bajas comisiones y este modelo conlleva que trabajen en exceso y tensionados, lo cual predispone a nuevos problemas de salud laboral, como es el estrés y posturas de trabajo inadecuadas que, a su vez, derivan en las nuevas patologías que están apareciendo”, expone el Dr. Carrión.

El académico explica que ve esta situación de desgaste profesional en sus antiguos alumnos, quienes experimentan problemas de frustración y autoestima respecto a las expectativas laborales que tenían cuando comenzaron su profesión.

Es por eso por lo que cuando estos jóvenes profesionales continúan con esas condiciones durante años y ven que no se han cumplido sus expectativas, es cuando aparece un cansancio emocional y se sienten desmotivados. «Esto sucede sobre todo entre los 40 y 50 años, ya que muchos están desencantados con la profesión, debido principalmente a las condiciones del mercado laboral. Esto hace que se encuentren quemados», explica el Dr. Carrión.

El profesional, además, asegura que “este síndrome de cansancio emocional no es el mismo que sucede cuando llevas trabajando 20 o 30 años en la consulta, ya que entonces te encuentras con el cansancio propio del paso de los años, al que se suma el estrés mantenido por la gestión de la clínica, rutina en la atención a pacientes, etc.”.

El Dr. Manuel Primo ofrece una perspectiva diferente del perfil del profesional con Síndrome de Burnout. “Afecta más a aquellos profesionales que tienen su propia clínica y tienen que afrontar, además, problemas de empleados, infraestructuras, salarios, clientes, pago de impuestos, etc. Todas estas responsabilidades van generando más y más estrés. Aparece el Síndrome asociado al tiempo de trabajo, si va acompañado de estrés continuado; por lo que es un factor psicosocial de riesgo que se correlaciona en gran medida con la antigüedad del profesional, afectando en menor medida al odontólogo joven, siendo mayor su prevalencia en el profesional consolidado que suele dirigir su propia clínica o a un equipo profesional, al ser mayor su nivel de responsabilidad”.

Cómo abordar el estrés crónico y el Síndrome de Burnout en la odontología

El Síndrome de Burnout está relacionado con el estrés, por lo cual, para prevenir este síndrome, primero se debe tratar estrés y evitar que este se prolongue por bastante tiempo. Si el estrés continuado no se evita, el Síndrome de Burnout llega tarde o temprano, sostienen los especialistas.

“Al ser un riesgo psicosocial, no es sencillo prevenirlo ni detectarlo y, cuando finalmente se manifiesta, es muy difícil solucionarlo. Por eso, es esencial prevenir el estrés continuado, para lo cual conviene descansar, hacer ejercicio, dormir el tiempo suficiente, aprender a relajarse y desconectar del trabajo con otras actividades de disfrute, intentar tener vida social y privada, y no tener el trabajo como única alternativa de tu vida”, argumenta Manuel Primo.

El Dr. Carrión explica coincide en que, para prevenir el estrés y el Síndrome de Burnout, básicamente no hay que vivir solo para trabajar. “Hay que evitar el estrés crónico y saber desconectar de los problemas de la clínica y los pacientes. Tienes que tener otras actividades culturales o lúdicas, practicar deporte y, sobre todo, tener relaciones familiares y sociales para intentar desconectar de la profesión”.

Por otro lado, también se debe considerar el ser realista con tus expectativas profesionales. “También existen técnicas de afrontamiento del estrés crónico y del Síndrome de Burnout, pero hay que conocerlas y, desafortunadamente, ahora mismo no hay educación sanitaria ni educación en prevención de riesgos laborales que ayuden a ponerlas en marcha”, recalca el especialista en salud laboral.

En esta línea, los especialistas coinciden en que, como práctica de prevención, se debería enseñar en las universidades sobre formación de riesgos laborales. “Hace falta una educación laboral de los odontólogos para que sepan cómo detectar y afrontar los problemas: cómo sentarse bien, cómo afrontar el estrés, qué es el Burnout y cómo diagnosticarlo lo antes posible. En definitiva, el odontólogo necesita formación y concienciarse de lo importante que es saber afrontar estos nuevos problemas laborales», concluye el Dr. Carrión.

El autocuidado y reconocer los primos signos de estrés ayudaría a que los profesionales consulten por ayuda psicológica y a que también en las clínicas dentales se adopten políticas que ayuden a los profesionales a abordar estos problemas a tiempo antes que se desencadenen problemas de salud mental complejo como Síndrome de Burnout.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La demanda de hígados de donantes para pacientes trasplantados supera la oferta, y más del 15% de los pacientes en lista de espera mueren al cabo de un año. Un nuevo estudio internacional ofrece apoyo para aumentar el uso del trasplante de hígado de donante vivo (THDV) en los países occidentales y reducir el desequilibrio entre la oferta y la demanda de órganos, según publican sus autores en el 'Journal of Hepatology', la revista oficial de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado.