Día del Cáncer Infantil: “Las zonas de sacrificio pueden ser un factor de riesgo”

Cifras globales indican que entre 490 a 500 niños son diagnosticados con algún tipo de cáncer al año, según el Registro Nacional de Cáncer Infantil (Renci). Aunque corresponden al 1% del total de registrados con esta enfermedad, para las familias suele ser un proceso duro y complejo, donde un diagnóstico temprano puede salvar una vida.

La pediatra de la Clínica Los Carrera, Dra. Elisa Rojas, menciona que los tipos de cáncer más comunes diagnosticados en niños son leucemia, linfomas, la presencia de células malignas cuyo crecimiento invasivo determinan signos y síntomas que no son específicos para cada tipo de cáncer, junto con tumores del sistema nervioso central. También explica que “hay factores predisponentes para que se desarrolle la enfermedad, tales como la exposición a radiación ionizante, los niños con Síndrome de Down por otro lado tienen más posibilidades de padecer leucemias o patologías genéticas con predisposición a mayor multiplicación de células malignas, por ende, desarrollo de cáncer”.

La Dra. Rojas también comenta que las zonas de sacrificio (lugares que han sido declarados con una concentración masiva de industrias contaminantes, daño ambiental o residuos) pueden ser un factor de riesgo que puede derivar en una enfermedad cancerígena en niños. A diferencia de los cánceres de la edad adulta, en general los cánceres pediátricos no se pueden prevenir.

La especialista pediátrica explica que el “cáncer en una enfermedad donde donde hay multiplicación de células que están enfermas e invadir tejidos”. En el caso de la leucemia que es un cáncer de tipo sanguíneo, no existe un tumor sólido, tales como el de mama, páncreas, pulmón y otra parte del cuerpo, lo que hace más compleja su detección”.

En este sentido, agrega que “la leucemia es denominada comúnmente como el “cáncer a la sangre”, la cual se produce por un descontrol en la producción de glóbulos blancos inmaduros en la médula ósea”.

Por este motivo, los síntomas que se presentan pueden ser variados, pero hay señales que pueden advertir la presencia de la enfermedad. “Un niño con palidez, que tiene dolores óseos, se presenta decaído, ha bajado de peso en el último tiempo, ha estado inapetente y probablemente ha tenido fiebre o sudoración durante las noches son signos de alerta que los padres deben considerar y consultar cuanto antes”.

Las recomendaciones entregadas por la doctora para poder detectar el cáncer en niños menores de 15 años a tiempo son “siempre llevarlo a control sano, hacer chequeo médico pediátrico, junto con estar atento a signos como la inapetencia, dolores de huesos, baja de peso, fiebre, palidez, etc. Ante cualquier cambio muy agudo y repentino es necesario acudir a un especialista médico”.

El tratamiento para combatir el cáncer varía dependiendo del tipo y la etapa en que se encuentre la enfermedad. Se puede esperar un tratamiento de quimioterapia para la leucemia, cirugía, radioterapia y trasplante de células madre. Actualmente, estas prestaciones están cubiertas por las Garantías Explícitas en Salud (GES).

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).