Expertos emiten primer llamado a la acción sobre las pruebas serológicas en América Latina y su papel en la pandemia COVID-19

Especialistas en microbiología, salud pública, farmacología e infectología han desarrollado el primer llamado a la acción de América Latina respecto al uso de pruebas serológicas para apoyar a las políticas de vacunación (“The Role of Serology Testing in the Context of Immunization Policies for COVID-19 in Latin American Countries”1). Como parte de este esfuerzo se incluyen recomendaciones orientadas a resolver las barreras y desafíos actuales para su uso en el combate a COVID-19 en la región.

Según explicó el Dr. Miguel O’Ryan, coautor de este Llamado a la Acción e investigador asociado del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia de la Universidad de Chile, “en un escenario como este y a medida que avanza la pandemia junto con la implementación de los planes de vacunación, las pruebas serológicas son una importante herramienta epidemiológica para evaluar la respuesta inmune desencadenada por la infección y la vacunación, así como la duración de la respuesta inmune”.

“Esta información es vital para diseñar políticas efectivas de respuesta a la pandemia, incluyendo la planificación, implementación y seguimiento de planes de vacunación contra COVID-19. Una respuesta efectiva es fundamental para reducir el impacto negativo de la crisis de salud en la economía de los países de la región”, afirmó el experto.

Las pruebas de anticuerpos detectan la respuesta del cuerpo a una infección actual o anterior, incluso después de que el sistema inmunológico haya eliminado el virus. Este tipo de prueba permite ver si el cuerpo ha producido anticuerpos después de estar expuesto al virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19.

¿CUÁNDO SON RECOMENDADAS LAS PRUEBAS SEROLÓGICAS?

Las pruebas serológicas, también conocidas como pruebas de anticuerpos, detectan la respuesta del cuerpo ante la infección actual o previa, inclusive después que el sistema inmune ha eliminado el virus. Este tipo de prueba permite ver si el cuerpo ha producido anticuerpos después de haber estado expuesto al virus SARS-CoV-2, ya sea que haya experimentado síntomas severos, leves o ningún síntoma como tal.

Si bien, estas pruebas no deben sustituir a las pruebas moleculares (PCR) o de antígeno para fines de diagnóstico, pueden ser utilizadas como una herramienta complementaria a la hora de interpretar los resultados, combinado con el conocimiento de la situación clínica y epidemiológica. Los anticuerpos pueden ser detectados desde una a tres semanas después de la infección y hasta, por lo menos, seis meses después de la infección.

Definición de consensos para combatir de manera integral la pandemia

En el contexto de la pandemia, entidades regionales y mundiales de salud como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), reconocen de manera generalizada el valor de las pruebas serológicas para propósitos de monitoreo e investigación. Sin embargo, no existe consenso sobre el uso de las pruebas serológicas para entender la robustez y durabilidad de la respuesta inmune, particularmente después de la vacunación.

“Sabemos que la colaboración entre el sector público, privado y la academia son clave para apoyar en la lucha contra la crisis de salud actual y prepararse para afrontar posibles emergencias o crisis sanitarias futuras. En ese sentido, el llamado a la acción refleja nuestro interés por unir a distintas voces expertas, con el principal objetivo de impactar de manera positiva en el bienestar de los individuos y la sociedad”, comentó Ana Rita González CEO y cofundadora de Policy Wisdom LLC.

El documento identifica la relevancia de contar con guías para el uso de las pruebas serológicas de SARS-CoV-2 en América Latina y pretende apoyar la toma oportuna de decisiones respecto al uso de las pruebas serológicas, creando conciencia sobre sus beneficios.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).