Equipo liderado por la Dra. Paulina Bravo lanzó “Guía de buenas prácticas para la comunicación de riesgo durante una crisis sanitaria”

La pandemia de COVID-19 ha significado un alto volumen de información técnica y compleja que debe ser comunicada a la población. La falta de preparación de los equipos y la autoridad sanitaria sobre cómo comunicar el riesgo asociado al virus podría explicar la dificultad de la población para adherir a conductas de autocuidado.

“Este proyecto tuvo por objetivo desarrollar una Guía de buenas prácticas para la comunicación de riesgo (GBP-CR) en situación de crisis sanitaria, considerando el contexto del país, lo que servirá a la autoridad sanitaria y profesionales de la salud para preparar y comunicar mensajes de manera efectiva, influyendo positivamente en las decisiones de salud de la población”, explica Paulina Bravo, directora de Investigación de la Escuela de Enfermería UC.

Al momento de confeccionar el material, el equipo tuvo dentro de sus principales objetivos identificar lineamientos internacionales publicados en torno al tema; explorar la opinión de expertos internacionales sobre los elementos que debe considerar una guía de buenas prácticas; validar con expertos nacionales el material y las orientaciones para su uso e implementación; y analizar comunicados oficiales de la autoridad sanitaria y sociedades técnicas relacionados a la pandemia según las buenas prácticas de la comunicación de riesgo.

Financiado por la Agencia Nacional para la Investigación y Desarrollo, el trabajo y posterior elaboración de esta guía buscó hacer frente a las problemáticas a las que se enfrenta la autoridad sanitaria y los profesionales de la salud para preparar y difundir los mensajes adecuados, en un contexto demandante y de alta exposición a información a través de las redes sociales, lo que ha dado paso, muchas veces, a desinformación y fake news.

En este escenario es necesario permitir un acceso a información verídica, confirmada y basada en evidencia de la forma más expedita y amplia posible. Así lo detalla Paulina: “Las personas tienen el derecho a recibir información relevante, veraz, oportuna, comprensible y efectiva sobre su salud”.

“La convergencia de estas situaciones afecta de manera directa el bienestar de la comunidad con una sobre exposición a información mal comunicada y de difícil comprensión, lo que aumenta la probabilidad de que las personas duden sobre sus propias capacidades y la de las autoridades y profesionales de salud”, finalizó Paulina.

La GBP-CR fue lanzada en un seminario que contó con la participación de la Subsecretaria de Salud Pública, Dra. María Teresa Valenzuela; el Dr. Mario Cruz-Peñate Asesor en Sistemas y Servicios de Salud; y la Sra. Inés Llambías, periodista especialista en la comunicación de ciencia.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.