biomarcadores en sangre podrían predecir con años de antelación la aparición de diabetes

Se sabe que en la aparición de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) juegan un papel clave factores de riesgo no modificables, como la edad o la genética, y otros que sí pueden modificarse, como los factores ambientales o el estilo de vida. Ahora, un estudio colaborativo de varios centros españoles, en el que participan investigadores e investigadoras del CIBER de Epidemiología y Salud Pública en la Universidad Autónoma de Madrid, ha confirmado que algunos biomarcadores en sangre podrían predecir con años de antelación la aparición de diabetes asociada a estilos de vida no saludables. Así, estos perfiles de metabolitos, detectables mucho antes de que surja la enfermedad, permitirían identificar a personas que podrían beneficiarse de un tratamiento intensivo del estilo de vida para prevenir la DM2.

La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Su evolución puede derivar en ceguera, daño en los riñones, alteraciones en la sensibilidad de manos y pies, e incluso amputación de extremidades, siendo una de las principales causas de muerte prematura. La diabetes es una enfermedad silenciosa: cuando se perciben sus síntomas —sed excesiva, cansancio, orinar frecuentemente— la enfermedad puede llevar años desarrollándose.

“Sabemos que la diabetes es una enfermedad relacionada con el estilo de vida y que tiene además un componente hereditario” señala Mario Delgado-Velandia, investigador predoctoral de Epidemiología y Salud Pública en la Universidad Autónoma de Madrid y CIBERESP, primer autor de este artículo. La dieta, la actividad física, el índice de masa corporal (IMC), el tabaquismo y el consumo de alcohol se han asociado con un mayor riesgo de sufrir la enfermedad. Sin embargo, queda mucho por avanzar en la comprensión de las vías biológicas que pueden estar influenciadas por los estilos de vida en relación al desarrollo de diabetes.

En este camino, la metabolómica (la determinación de moléculas intermediarias y subproductos del metabolismo) abre una oportunidad única para comprender estos mecanismos, como primer paso para diseñar estrategias para la prevención de la diabetes tipo 2 con intervenciones centradas en el estilo de vida.

El estilo de vida se asocia a perfiles de metabolitos

Con este objetivo, la investigación que ahora publica la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity se centró en evaluar la asociación entre la adherencia a un estilo de vida saludable con los perfiles metabólicos y la incidencia de diabetes tipo 2. Para ello, se analizaron los datos de 1016 pacientes participantes en el Estudio Hortega (una cohorte representativa de la población de Valladolid con un seguimiento de 14 años).

Los investigadores observaron que cambios metabólicos tempranos relacionados con cinco estilos de vida (dieta, actividad física, fumar, consumo de alcohol e índice de masa corporal) podrían conducir a la diabetes tipo 2. “Los resultados sugieren que cuanto más saludable es el estilo de vida menor es el riesgo de diabetes y, lo más importante, que esta relación se explica sustancialmente por los metabolitos asociados al estilo de vida años antes del diagnóstico de diabetes”, explican los coordinadores de este trabajo.

“En el cuerpo humano se producen miles de reacciones químicas a cada momento. En ellas intervienen pequeñas moléculas (metabolitos), organizadas en cadenas (vías metabólicas). Nuestros resultados indican que algunas de estas moléculas, como algunos lípidos, ácidos grasos, o los productos del metabolismo de las bacterias que tenemos en el sistema digestivo, explican hasta la mitad de los casos de diabetes que se evitan gracias al estilo de vida saludable” expone María Téllez-Plaza, científica titular del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III.

Hacia la medicina personalizada

El manejo de la diabetes tipo 2 se realiza con cambios en el estilo de vida y con medicamentos hipoglicemiantes e insulina, sin embargo, “en la mayoría de los casos el tratamiento no es curativo, y si se diagnostica muy tarde el paciente debe tomar medicación de por vida”, enfatiza Mercedes Sotos-Prieto, epidemióloga de la Universidad Autónoma de Madrid, y del CIBERESP y profesora adjunta de la Escuela T. H. Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Por esta razón, este trabajo es de gran relevancia en el camino hacia la medicina personalizada de precisión: “El estudio de los metabolitos permitiría identificar precozmente a los individuos que podrían beneficiarse de intervenciones intensivas y personalizadas sobre el estilo de vida para prevenir la diabetes tipo 2, mejorando su calidad de vida y evitando las graves complicaciones de esta enfermedad” resalta la Dra. Sotos-Prieto.

Estos resultados deben ser confirmados en otras poblaciones antes de incluirse en los protocolos de manejo y prevención de la diabetes tipo 2, sin embargo, “sugieren que la determinación de algunos metabolitos puede ayudar a prevenir esta enfermedad, que es también es pandémica” puntualiza la Dra. Téllez-Plaza.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Muchos han planteado la hipótesis de que las bacterias y otros microorganismos vivos "amigables" consumidos a través de la dieta pueden desempeñar un papel importante en la salud. Es probable que la reducción en el consumo de microbios en la dieta haya contribuido a una microbiota intestinal "empobrecida", lo que puede conducir a un desarrollo inadecuado del sistema inmunitario y a un aumento de las enfermedades crónicas, entre otros resultados negativos para la salud. Un grupo de científicos completó la primera estimación a gran escala de cuántos microbios vivos consumen diariamente los estadounidenses. Los resultados se publican en el Journal of Nutrition.
Las personas que responden mucho a los alimentos perdieron más peso y, lo que es más importante, tuvieron más éxito en mantener las libras usando una nueva intervención alternativa para bajar de peso que tiene como objetivo mejorar la respuesta de una persona a las señales internas de hambre y su capacidad para resistir los alimentos, informó un equipo dirigido por expertos de la Universidad de California en San Diego en la edición en línea del 18 de mayo de 2022 de JAMA Network Open.
La investigación, dirigida por el Murdoch Children's Research Institute (MCRI) y publicada en el Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, encontró que el parto por cesárea, ya sea con o sin trabajo de parto, electivo o de emergencia, en comparación con el parto vaginal no tiene impacto en la probabilidad de alergia alimentaria a los 12 meses de edad. El estudio señaló que, del 30 por ciento nacido por cesárea, el 12,7 por ciento tenía alergia alimentaria en comparación con el 13,2 por ciento nacido por vía vaginal.
La monitorización de fármacos terapéuticos (TDM) se refiere al principio de utilizar concentraciones sanguíneas de productos biofarmacéuticos para guiar las decisiones terapéuticas. EULAR, la Alianza Europea de Asociaciones de Reumatología, ha desarrollado un conjunto de nuevos "puntos a considerar" para apoyar la TDM en personas con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas inflamatorias.