Investigadores de Mayo Clinic llaman a invertir en seguridad de las vacunas

Los directores del Grupo de Investigación sobre Vacunas en Mayo Clinic resaltan la necesidad de llevar a cabo estudios a largo plazo sobre las vacunas y sus mecanismos, con la mira puesta en la futura seguridad de los pacientes.

El Dr. Gregory Poland y el Dr. Richard Kennedy escriben en la reciente publicación de la revista científica Nature Reviews Immunology un comentario respecto a que concentrarse más en entender el impacto ulterior de las vacunas sobre la inmunidad y también sobre otros sistemas biológicos proveerá información útil, a fin de hacerlas más seguras para todos y aumentar la confianza del público en ellas.

Dicen que estudiar más los mecanismos moleculares, genéticos e inmunológicos de las vacunas permitirá entender y evitar efectos adversos.

En segundo lugar, instan a la investigación continua de las sustancias adyuvantes que mejoran la inmunidad y permiten a los investigadores afinar intervenciones para afecciones específicas o subdivisiones de enfermedades; es decir, permiten apuntar contra el objetivo con más exactitud.

En tercer lugar, defienden el método del «sistema biológico» que considera todas las posibles interacciones y efectos ulteriores que pueden interferir con los sistemas corporales normales.

En cuarto lugar, piden que se supervise mejor la reacción de los participantes durante los ensayos clínicos y en la práctica habitual hasta mucho tiempo después de concluido el ensayo.

Añaden que ninguna vacuna está completamente exenta de riesgos y efectos secundarios, pero que al invertir más el dinero asignado a las investigaciones en infraestructura, evaluación, rastreo, análisis y estudios longitudinales, se podrá incrementar mucho la seguridad de las futuras vacunas y la confianza de los pacientes.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).