Día Internacional de la Audición: Especialistas advierten sobre el cuidado de la salud auditiva para prevenir hipoacusia y enfermedades relacionadas

Se estima que más de 1.500 millones de personas a nivel mundial experimentan algún grado de pérdida auditiva, de los cuales 430 millones tiende a ser de gravedad moderada o mayor en el oído con mejor audición, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Dr. Irany Paz Melgar, especialista en otorrinolaringología de la Clínica Los Carrera, explica cómo se puede prevenir con cuidados del oído y la audición, además de tratar en caso de pérdida parcial o severa.

La hipoacusia o pérdida auditiva, es un problema que puede afectar a personas de cualquier edad y puede ir de leve a severa profunda e incluso total (anacusia o cofosis). Esto suele ocasionarse debido a una lesión en el oído interno, externo o medio, aunque también existen factores que influyen como la edad, estar expuesto a ruidos fuertes constantes o una infección”, dice el Dr. Irany Paz.

El especialista en otorrinolaringología de la Clínica Los Carrera explica que “existen tres tipos de hipoacusia que se pueden reconocer. La hipoacusia de conducción, hipoacusia sensorioneurales y la mixta. La primera corresponde a una dificultad en el oído externo o medio y puede ser provocado por perforaciones timpánicas entre otras causas. La segunda se origina en el oído interno o en las vías auditivas centrales. Mientras que la tercera, como bien dice su nombre, es una mezcla entre ambas”.

Según la OMS, en la región el 21,5% de la población vive con algún grado de sordera, es decir unos 217 millones de personas y se estima que para 2050 se incremente a 322 millones. Aunque la incapacidad de escuchar tiene tratamiento y, cuando es detectada a tiempo, se puede prevenir con cuidados indicados por algún profesional médico.

Los signos o síntomas pueden ser:

  • Pedir frecuentemente que le repitan lo dicho.
  • Subir volúmenes de televisor, radio o dificultad para uso de teléfonos.
  • Perder a menudo la comprensión y seguimiento de las conversaciones
  • Escuchar ruidos que no proceden del exterior.
  • Ser objeto de comentarios que “habla muy fuerte”.

Si se presenta alguna/s de estas manifestaciones la persona debe acudir con un otorrinolaringólogo. El tratamiento será dependiendo de la causa que lo provoque, sin embargo, el o la paciente puede esperar desde la presencia de tapones de cerumen, que en general son de fácil resolución, sordera asociada a la edad (presbiacusia), sordera asociada a elevada exposición al ruido durante mucho tiempo o enfermedades generalmente crónicas que el paciente a veces desconoce tener. En estos casos es que a veces es necesario un tratamiento quirúrgico o protésico (audífonos) uni o bilateral, según convenga o incluso la indicación de un Implante Coclear en casos muy severos.

El Dr. Irany Paz, especialista en otorrinolaringología de la Clínica Los Carrera, recomienda que “una excelente forma de cuidar los oídos desde temprana edad es evitar la sobrexposición a ruidos intensos y por periodos prolongados (desde recreativos como la música, hasta ambientales) y de ser necesario utilizar las protecciones adecuadas que hoy están muy bien normadas y no olvidar evitar la manipulación de los mismos y consultar al otorrino ante la presencia de algún malestar asociado al oído. Siempre la prevención y sospecha precoz será el mejor tratamiento a realizar”.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).