Microbioma oral vinculado a incidentes de hipertensión en mujeres posmenopáusicas

Entre las mujeres posmenopáusicas, algunos tipos de bacterias orales específicas están asociadas con el estado de la presión arterial (PA) y el riesgo de desarrollar hipertensión, según un estudio publicado en línea en el Journal of the American Heart Association.

Michael J. LaMonte, PhD, MPH, de la Universidad de Buffalo-SUNY en Nueva York, y sus colegas recolectaron muestras de placa subgingival, midieron la PA y obtuvieron historias médicas y de estilo de vida e inventario de medicamentos para 1215 mujeres (edad promedio, 63 años) en línea de base (1997 a 2001).

Se midió la composición del microbioma de la placa subgingival. La PA medida al inicio se definió como normotensa (429 mujeres), elevada (306 mujeres) o hipertensión tratada prevalente (480 mujeres). Durante un seguimiento medio de 10,4 años, la hipertensión incidente se definió como hipertensión recién diagnosticada por un médico.

Los investigadores identificaron 47 especies bacterianas que diferían significativamente según el estado basal de PA en un análisis transversal. Quince especies bacterianas de referencia se asociaron significativamente con hipertensión incidente, con 10 asociaciones positivas (razones de riesgo ajustadas por edad, 1,10 a 1,16 por desviación estándar en la abundancia bacteriana) y 5 asociaciones inversas (razones de riesgo, 0,82 a 0,91). Después de un ajuste adicional por factores demográficos, clínicos y de estilo de vida, las asociaciones permanecieron sustancialmente sin cambios; las asociaciones fueron similares cuando el análisis se restringió al grupo de mujeres que eran normotensas al inicio del estudio.

«Con estos resultados colectivos, sumamos una cantidad limitada de datos publicados sobre el microbioma oral humano y la presión arterial y, hasta donde sabemos, informamos los primeros resultados epidemiológicos prospectivos sobre el microbioma subgingival y la incidencia de hipertensión en mujeres mayores», afirmaron los autores.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).