Nueva estrategia de diez años de la OMS busca ampliar la vigilancia genómica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer esta semana una estrategia para fortalecer la vigilancia genómica en todo el mundo. La Red Regional de Vigilancia Genómica COVID-19 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), creada al inicio de la pandemia en 2020 para rastrear los agentes de enfermedades infecciosas en las Américas, forma parte de esta nueva estrategia.

La Estrategia global de vigilancia genómica de patógenos con potencial pandémico y epidémico 2022-2032 no es específica para un solo patógeno o amenaza de enfermedad. Proporciona un marco unificador de alto nivel para aprovechar las capacidades existentes, abordar los obstáculos y fortalecer el uso de estas herramientas en todo el mundo.

La pandemia por COVID-19 demostró que los sistemas de salud necesitan la vigilancia genómica para detectar y abordar rápidamente los riesgos. Esta tecnología ha sido fundamental en la respuesta, desde la identificación de un nuevo coronavirus hasta el desarrollo de las primeras pruebas de diagnóstico y vacunas, pasando por el seguimiento y la identificación de nuevas variantes del virus.

Los datos recogidos por la OMS muestran que, en marzo de 2021, el 54% de los países del mundo tenían esta capacidad. En enero de 2022, gracias a las grandes inversiones realizadas durante la pandemia, la cifra había aumentado al 68%. Se lograron avances aún mayores en el intercambio público de datos de secuenciación: en enero de 2022, un 43% más de países publicaron sus secuenciaciones en comparación con el año anterior.

En las Américas, se han procesado hasta ahora 307.407 secuencias del virus del SARS-CoV-2 a través de la red regional de la OPS, que incluye laboratorios de 26 países. Ocho laboratorios regionales de secuenciación en Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Panamá, México, Trinidad y Tobago y Estados Unidos prestan apoyo a los países con capacidades limitadas de secuenciación y los ayudan a compartir la información con las bases de datos mundiales.

La OPS hace un seguimiento de las variantes del SARS-CoV-2 que son motivo de preocupación por país y subregión, y publica los datos en un tablero para mostrar dónde están apareciendo y circulando las variantes. La OPS ha proporcionado apoyo, incluyendo formación y material crítico, a los laboratorios nacionales para ayudarles a aumentar sus capacidades de secuenciación.

«La secuenciación genómica rutinaria del SARS-CoV-2 es una estrategia para aumentar la cantidad de datos disponibles para la comunidad mundial», dijo el doctor Jairo Méndez Rico, asesor regional en enfermedades virales de la OPS. “Esto ayuda a desarrollar protocolos de diagnóstico, proporciona información para el desarrollo de vacunas y nos permite comprender la evolución y la epidemiología molecular del virus”, añadió.

Varios programas de salud pública -desde el ébola hasta el cólera- utilizan la vigilancia genómica para comprender un patógeno a su nivel molecular, pero la COVID-19 ha puesto de manifiesto los retos que supone llevar este proceso a escala.

«Las complejidades de la genómica y los retos de mantener las capacidades en diferentes entornos, incluidas las necesidades de mano de obra, significan que la mayoría de los países no pueden desarrollar estas capacidades por sí solos. La estrategia mundial ayuda a no perder de vista las perspectivas y proporciona un marco de acción unificador. La OMS espera trabajar con los países y los socios en este campo tan importante y dinámico», dijo el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

«La vigilancia genómica es fundamental para reforzar la preparación y la respuesta a las pandemias y epidemias», sostuvo el doctor Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS. «Esta pandemia ha puesto de manifiesto que vivimos en un mundo interconectado y que somos tan fuertes como nuestro eslabón más débil. Mejorar la vigilancia mundial de las enfermedades significa mejorar la vigilancia local de las mismas. Ahí es donde tenemos que actuar, y esta estrategia nos proporcionará la base».

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Muchos han planteado la hipótesis de que las bacterias y otros microorganismos vivos "amigables" consumidos a través de la dieta pueden desempeñar un papel importante en la salud. Es probable que la reducción en el consumo de microbios en la dieta haya contribuido a una microbiota intestinal "empobrecida", lo que puede conducir a un desarrollo inadecuado del sistema inmunitario y a un aumento de las enfermedades crónicas, entre otros resultados negativos para la salud. Un grupo de científicos completó la primera estimación a gran escala de cuántos microbios vivos consumen diariamente los estadounidenses. Los resultados se publican en el Journal of Nutrition.
Las personas que responden mucho a los alimentos perdieron más peso y, lo que es más importante, tuvieron más éxito en mantener las libras usando una nueva intervención alternativa para bajar de peso que tiene como objetivo mejorar la respuesta de una persona a las señales internas de hambre y su capacidad para resistir los alimentos, informó un equipo dirigido por expertos de la Universidad de California en San Diego en la edición en línea del 18 de mayo de 2022 de JAMA Network Open.
La investigación, dirigida por el Murdoch Children's Research Institute (MCRI) y publicada en el Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, encontró que el parto por cesárea, ya sea con o sin trabajo de parto, electivo o de emergencia, en comparación con el parto vaginal no tiene impacto en la probabilidad de alergia alimentaria a los 12 meses de edad. El estudio señaló que, del 30 por ciento nacido por cesárea, el 12,7 por ciento tenía alergia alimentaria en comparación con el 13,2 por ciento nacido por vía vaginal.
La monitorización de fármacos terapéuticos (TDM) se refiere al principio de utilizar concentraciones sanguíneas de productos biofarmacéuticos para guiar las decisiones terapéuticas. EULAR, la Alianza Europea de Asociaciones de Reumatología, ha desarrollado un conjunto de nuevos "puntos a considerar" para apoyar la TDM en personas con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas inflamatorias.