Los objetivos mundiales de salud en menores están en peligro

A pesar de los recientes avances, el mundo corre el riesgo de no cumplir con los objetivos de salud de los niños y adolescentes, ya que en 2019 se registrarán más de 8,6 millones de muertes el grupo de edad de 0 a 20 años. Se necesita urgentemente una atención integral y coordinada que comience en la preconcepción y se prolongue hasta la edad adulta para reducir la mortalidad infantil y mejorar la salud de los niños y adolescentes, según una nueva serie publicada en ‘The Lancet’.

Los autores de esta serie sobre la optimización de la salud y el desarrollo de los niños y los adolescentes hacen un llamado a los líderes mundiales y a los responsables políticos para que sustituyan los enfoques actuales de la salud de los niños y los adolescentes, que a menudo están fragmentados por grupos de edad o por condiciones de salud específicas, para ofrecer una atención integral que abarque la nutrición, la salud preventiva, la educación, la economía y el apoyo comunitario en todos los grupos de edad, desde la preconcepción hasta los 20 años.

La nueva colección de documentos también destaca cómo la pandemia de COVID-19 ha perturbado los servicios de salud y educación, así como las economías y los sistemas sociales, poniendo en peligro los recientes avances hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y aumentando la vulnerabilidad de los niños a la violencia, el abuso y las condiciones de salud mental.

«Los retos a los que se enfrentó la respuesta a las necesidades de los niños y las familias durante la pandemia de COVID-19 deberían servir como una llamada de atención a la comunidad mundial, subrayando la necesidad urgente de transformar la agenda de salud de los niños y los adolescentes a escala global», afirma el coordinador y autor de la serie, el doctor Zulfiqar Bhutta, del Centro de Salud Infantil Global del Hospital para Niños Enfermos (SickKids), en Toronto (Canadá), y de la Universidad Aga Khan, en Karachi (Pakistán).

«Tenemos menos de ocho años para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y muchos de los objetivos de salud de los niños y los adolescentes no están bien encaminados”, advirtió Bhutta resaltando la necesidad urgente “de un enfoque holístico que apoye a los niños y a sus familias desde antes de nacer hasta los primeros años de la edad adulta para volver a estar en línea, construyendo una base que dure toda la vida y mejore los resultados sanitarios, las economías y la sociedad».

La probabilidad de mortalidad en los primeros cinco años de vida es un indicador comúnmente utilizado del capital humano y del progreso de los países, pero este indicador sólo ofrece una visión limitada de la salud y el desarrollo infantil.

En cambio, los autores de la Serie consideraron las condiciones de supervivencia, crecimiento, discapacidad y educación en diferentes regiones del mundo y sus efectos en etapas vitales cruciales desde el tercer trimestre de embarazo hasta los 20 años de edad. En este rango de edad, hubo 8,6 millones de muertes en 2019.

De estas muertes, 1,9 millones (23%) fueron mortinatos y 2,4 millones (28%) fueron muertes neonatales. Además, 2,75 millones (32 %) de niños murieron entre un mes y cinco años de edad. Entre los niños mayores y las muertes de adolescentes, 506.000 (6%) se produjeron entre los cinco y los nueve años, 368.000 (4%) entre los 10 y los 14 años, y 595.000 (7%) entre los 15 y los 19 años.

«Nuestro análisis indica claramente que los dos primeros años de vida son indicadores cruciales de la salud futura, pero esa franja de edad es sólo una pieza del rompecabezas», explicó el autor del estudio, el profesor Robert Black, de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, en Estados Unidos.

«Intervenciones como la mejora de la nutrición durante el embarazo y la infancia funcionan en conjunto con la educación y las redes de apoyo social que llegan a los niños y las familias a través de una amplia gama de intervenciones, desde la oferta de atención a las madres durante el embarazo hasta la prestación de servicios de salud mental y reproductiva a los adolescentes», añadió el autor del estudio, Tyler Vaivada, del Centro de Salud Infantil Global de Toronto (Canadá).

Las intervenciones antes de la concepción, durante el embarazo y en la infancia que se ocupan de la supervivencia y la nutrición de los niños tienen una gran influencia en el peso, la estatura y el desarrollo, y sirven como indicadores clave de la salud, la nutrición, el nivel educativo y los coeficientes de inteligencia futuros, si se realizan con un alto nivel de calidad.

Sin embargo, estas intervenciones deben ampliarse y continuar durante la primera infancia y la adolescencia a través de plataformas de prestación de servicios en las escuelas y en la comunidad, donde los niños y las familias puedan tener un acceso constante a las vacunas y a los programas de detección para abordar áreas de la salud infantil a menudo descuidadas.

A partir de este análisis, los autores de la serie señalan que para maximizar la salud de los niños, los sistemas de salud sólidos deben asociarse con sistemas sociales igualmente eficaces, como las escuelas, las comunidades, las familias y las plataformas digitales que ofrecen servicios de promoción, prevención y curación pertinentes para la etapa de la vida del niño.

Los autores también señalan los crecientes retos a los que se enfrentan los niños mayores y los adolescentes a causa de la pandemia de COVID-19, incluida la falta de apoyo social y los efectos sobre la salud mental, como los sentimientos de aislamiento, soledad y ansiedad.

Un análisis de los datos de 95 encuestas nacionales en países de renta baja y media (PRMB) confirma que persisten grandes desigualdades económicas tanto entre países como dentro de ellos, con fuertes conexiones entre la pobreza en los primeros años de vida y la salud, la nutrición y el desarrollo cognitivo de niños y adolescentes.

El impacto a largo plazo de la pandemia de COVID-19 en los niños y las familias aún no se conoce del todo, pero los datos sugieren que las alteraciones causadas por la pandemia, en particular en el acceso de los niños a los servicios de salud preventiva y a la educación, probablemente darán lugar a un exceso de mortalidad y morbilidad para los lactantes, los niños y los adolescentes, lo que socavará los logros alcanzados con mucho esfuerzo en los últimos años.

En un comentario vinculado, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud, y Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF (que no participaron en la serie), afirman que «en este momento especialmente peligroso de la historia, con conflictos y fragilidad en todo el mundo, todos los países deben dar prioridad a la salud de los niños y los adolescentes, y adaptar los programas sanitarios y multisectoriales para satisfacer sus necesidades y factores de riesgo».

“Ha llegado el momento de que los gobiernos, los donantes y las instituciones se unan no sólo para poner fin a la pandemia, sino también para prevenir otras futuras, solucionar las deficiencias estructurales que existen desde hace tiempo en los frágiles sistemas de salud, incluido el refuerzo del personal sanitario, y abordar los determinantes sociales y medioambientales de la salud que ponen en riesgo a los niños», añaden.

Y advierten de que «es hora de que la solidaridad triunfe sobre la política, por el bien de nuestros hijos y de las generaciones futuras. Si no lo hacemos, podrían morir cerca de 21 millones de niños y adolescentes de 5 a 24 años y 43 millones de niños menores de cinco años antes de 2030. Esta perspectiva es inconcebible e innecesaria, porque como se ve en esta serie de The Lancet, las partes interesadas saben lo que hay que hacer para que todos los niños, en todas partes, puedan sobrevivir y prosperar».

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).