Las muertes por COVID bajaron más de 80% en las poblaciones con altas tasas de vacunación

El esquema primario de vacunación contra el COVID-19 ya fue recibido por el 60% de la población mundial. El 24% tiene dosis de refuerzo. Esas aplicaciones funcionan para reducir el riesgo de contagiarse el coronavirus, enfermarse con cuadros graves, requerir hospitalización y morir. Al aplicarse las vacunas, una persona se protege a sí misma, pero también ayuda a su comunidad. En los Estados Unidos, un nuevo estudio comprobó que en las comunidades mejor vacunadas mueren menos personas por causa del COVID-19.

La investigación fue publicada por la revista especializada The British Medical Jorurnal. Se analizaron los datos de 2.558 condados de 48 estados de EE.UU. Se encontró que los condados con una alta cobertura de vacunación en su población tuvieron una reducción de más del 80% en las tasas de mortalidad en comparación con los condados mayoritariamente no vacunados. Este gran beneficio complementa el creciente conjunto de pruebas que indican los beneficios a nivel individual de la vacunación contra el COVID-19.

Hasta esta semana, se han administrado 11.515.419.678 dosis de vacuna contra el COVID-19 en todo el mundo y el objetivo de la Organización Mundial de la Salud es vacunar al 70% de la población mundial para mediados de 2022. Sin embargo, si bien los estudios anteriores sobre la vacuna han demostrado sus beneficios a nivel individual, el impacto a nivel de población de la ampliación de la vacunación sigue siendo en gran medida desconocido.

Para abordar esta cuestión, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. se propusieron calcular cómo el aumento de la cobertura de las vacunas en los países afectaba a la mortalidad y la incidencia de la infección por el coronavirus a nivel de población.

Sus conclusiones se basan en más de 30 millones de casos de COVID-19 y más de 400.000 muertes relacionadas con la infección en 2558 condados, que se notificaron durante el segundo año de la pandemia, entre diciembre de 2020 y diciembre de 2021.

Midieron la eficacia comparando las tasas de incidencia y mortalidad por COVID-19 notificadas en los condados con una cobertura de vacunación muy baja (0-9%), baja (10-39%), media (40-69%) y alta (70% o más), definida como el porcentaje de adultos (mayores de 18 años) que habían recibido al menos una dosis de la vacuna.

Tras tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, los investigadores descubrieron que el aumento de la cobertura de vacunación en los condados se asociaba a una reducción de los niveles de mortalidad y casos relacionados con el COVID-19.

Por ejemplo, durante el primer semestre de 2021, cuando la variante Alfa del coronavirus era dominante, la tasa de mortalidad por COVID-19 se redujo en un 60%, 75% y 81% en los condados con cobertura de vacunación baja, media y alta, respectivamente, en comparación con los condados que tenían una cobertura muy baja. Las cifras correspondientes a la reducción de casos fueron del 57%, 70% y 80%.

También se observaron reducciones similares en la mortalidad durante la segunda mitad de 2021, cuando la variante Delta se volvió dominante en Estados Unidos, aunque con efectos menores en los niveles de casos.

Se trata de un estudio observacional, por lo que no puede establecer la causa, y los investigadores señalan que deben tenerse en cuenta varias limitaciones a la hora de interpretar estos datos. Por ejemplo, no se exploraron otros marcadores de gravedad de la enfermedad, como los ingresos hospitalarios, y no controlaron factores como las normas sobre el uso de mascarilla y el distanciamiento físico en ese momento, que pueden haber afectado a sus resultados.

No obstante, señalan que los resultados fueron similares tras otros análisis de sensibilidad, lo que sugiere que resisten la revisión. Y dicen: “Las investigaciones futuras podrían beneficiarse de la evaluación de los efectos macroeconómicos de la mejora de la salud de la población, como los cambios en las tasas de empleo y el producto interior bruto resultantes de la reapertura de la sociedad”.

Este estudio se suma a las pruebas de que la vacunación puede prevenir infecciones y enfermedades a gran escala, escribió el profesor Christopher Dye de la Universidad de Oxford en un editorial vinculado en la revista The BMJ. “Las conclusiones de este estudio también dejan claro que se podrían haber salvado, y se salvarán, muchas más vidas si se anima a la gente a mantenerse al día con la vacunación ante la disminución de la inmunidad y las nuevas variantes de coronavirus y si se consigue una cobertura poblacional aún mayor”, añade.

“Cuántas vidas es una cuestión que deben explorar otros. Mientras tanto, este nuevo estudio es otro refuerzo de la confianza en las vacunas contra el COVID-19?, sostuvo el doctor Dye. En los Estados Unidos, pese a que las dosis están disponibles, sólo el 66% de la población está completamente vacunada. El 77% recibió una dosis, y el 30% recibió dosis de refuerzo.

.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Muchos han planteado la hipótesis de que las bacterias y otros microorganismos vivos "amigables" consumidos a través de la dieta pueden desempeñar un papel importante en la salud. Es probable que la reducción en el consumo de microbios en la dieta haya contribuido a una microbiota intestinal "empobrecida", lo que puede conducir a un desarrollo inadecuado del sistema inmunitario y a un aumento de las enfermedades crónicas, entre otros resultados negativos para la salud. Un grupo de científicos completó la primera estimación a gran escala de cuántos microbios vivos consumen diariamente los estadounidenses. Los resultados se publican en el Journal of Nutrition.
Las personas que responden mucho a los alimentos perdieron más peso y, lo que es más importante, tuvieron más éxito en mantener las libras usando una nueva intervención alternativa para bajar de peso que tiene como objetivo mejorar la respuesta de una persona a las señales internas de hambre y su capacidad para resistir los alimentos, informó un equipo dirigido por expertos de la Universidad de California en San Diego en la edición en línea del 18 de mayo de 2022 de JAMA Network Open.
La investigación, dirigida por el Murdoch Children's Research Institute (MCRI) y publicada en el Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, encontró que el parto por cesárea, ya sea con o sin trabajo de parto, electivo o de emergencia, en comparación con el parto vaginal no tiene impacto en la probabilidad de alergia alimentaria a los 12 meses de edad. El estudio señaló que, del 30 por ciento nacido por cesárea, el 12,7 por ciento tenía alergia alimentaria en comparación con el 13,2 por ciento nacido por vía vaginal.
La monitorización de fármacos terapéuticos (TDM) se refiere al principio de utilizar concentraciones sanguíneas de productos biofarmacéuticos para guiar las decisiones terapéuticas. EULAR, la Alianza Europea de Asociaciones de Reumatología, ha desarrollado un conjunto de nuevos "puntos a considerar" para apoyar la TDM en personas con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas inflamatorias.