La deficiencia de vitamina B12 perjudica el desarrollo de los niños pequeños, y la ayuda alimentaria no es suficiente, según un nuevo estudio

La deficiencia de vitamina B12 en los bebés conduce a un desarrollo motor deficiente y anemia, según un estudio de Burkina Faso realizado por la Universidad de Copenhague y Médicos Sin Fronteras. La deficiencia de vitamina B12 es un problema enorme pero que se pasa por alto, y la ayuda alimentaria que proporcionamos actualmente no está ayudando. Según los investigadores, el problema requiere nuevas soluciones.

En Dinamarca, los casos de desarrollo psicomotor deficiente se observan regularmente en niños pequeños criados con dietas veganas, aunque estos resultados se pueden prevenir con suplementos diarios de vitamina B12. Pero para los niños de países de bajos ingresos, las posibilidades de cumplir con sus requisitos de vitamina B12 son mucho peores. Esto se refleja en la deficiencia generalizada de vitamina B12 entre los niños pequeños en Burkina Faso, según un estudio de la Universidad de Copenhague realizado en colaboración con Médecins Sans Frontières (Médicos sin Fronteras). Los resultados han sido publicados en la revista PLOS Medicine.

La falta de vitamina B12 no solo conduce potencialmente a la anemia, sino que también puede dañar el sistema nervioso. Y para los niños pequeños, la vitamina B12 es crucial para el desarrollo del cerebro .

«Entre los muchos niños que participaron en nuestro estudio, encontramos una fuerte correlación entre la deficiencia de vitamina B12 y el desarrollo motor deficiente y la anemia», dice Henrik Friis, primer autor del estudio y profesor del Departamento de Nutrición, Ejercicio de la Universidad de Copenhague. y Deportes.

Durante muchos años, ha habido un enfoque en las deficiencias de vitamina A, zinc y hierro cuando se trata de desnutrición en todo el mundo, mientras que hay escasez de investigación sobre la deficiencia de vitamina B12.

«La deficiencia de vitamina B12 es uno de los problemas que más se pasan por alto cuando se trata de desnutrición. Y, lamentablemente, podemos ver que el alivio alimentario que brindamos hoy no está a la altura», dice Friis, quien ha trabajado con nutrición y salud en países de bajos ingresos durante muchos años.

Más de 1.000 niños con desnutrición aguda de 6 a 23 meses de edad participaron en el estudio. Los niveles de B12 de los niños se midieron antes y después de tres meses de raciones diarias de alimentos que contenían el contenido de B12 recomendado. Cuando comenzó el estudio, dos tercios de los niños tenían niveles bajos o marginales de B12.

La ayuda alimentaria a corto plazo no llena las reservas de B12

«Durante el período en que los niños recibieron ayuda alimentaria, sus niveles de B12 aumentaron, antes de disminuir considerablemente una vez que detuvimos el programa. A pesar de proporcionarles ayuda alimentaria durante tres meses, sus reservas estaban lejos de llenarse. Esto, cuando una comida típica programa de ayuda solo dura cuatro semanas», dice Friis.

Incluso después de tres meses de ayuda alimentaria, un tercio de los niños seguía teniendo niveles bajos o marginales de vitamina B12 almacenada. La explicación desafortunada es que hay un límite en la cantidad de B12 que se puede absorber.

«El intestino de un niño solo puede absorber 1 microgramo de B12 por comida. Entonces, si a un niño le faltan 500 microgramos, tomará mucho más tiempo que las pocas semanas en las que tiene acceso a la ayuda alimentaria de emergencia», explica Vibeke Brix Christensen, pediatra y asesor médico de Médicos Sin Fronteras y coautor del estudio.

«Además, los programas de ayuda a más largo plazo no son realistas, ya que las organizaciones humanitarias intentan reducir la duración de los regímenes de tratamiento con el objetivo de poder atender a un mayor número de niños por la misma cantidad de dinero», continúa Christensen.

Ella señala que podría marcar la diferencia dividir la cantidad necesaria de vitamina B12 en varias comidas, lo que probablemente permitiría a los niños absorber la misma cantidad de B12 cada vez. Pero el problema es que si aparece una deficiencia generalizada de vitamina B12 entre los niños de países de bajos ingresos, es difícil hacer algo al respecto.

Nuevas soluciones necesarias sobre la mesa

Prevenir la deficiencia de B12 sería el mejor curso de acción. Desafortunadamente, las soluciones duraderas aún no están disponibles, según el profesor Friis.

Debido a que nuestros cuerpos no pueden producir B12 por sí mismos, necesitamos que nos la suministren a través de productos de origen animal o suplementos sintéticos . Sin embargo, en muchos países de bajos ingresos, el acceso a alimentos de origen animal es increíblemente difícil para la población en general. Uno podría preguntarse, ¿son las tabletas o los alimentos fortificados el camino a la prevención?

«Posiblemente, pero el problema en los países de bajos ingresos es la falta de recursos y los sistemas de salud débiles. Distribuir tabletas a millones y millones de personas no es rentable. Y para enriquecer los alimentos con B12, se debe agregar a los alimentos que son accesible a los pobres. Esto requiere una expansión industrial, ya que muchas personas actualmente comen solo lo que ellos mismos pueden producir. Además, requiere una legislación que no se base en la participación voluntaria «, dice Friis, quien tiene más fe en otro tipo de soluciones:

«Se podría incentivar a los hogares individuales a criar pollos y tal vez cabras, que una madre podría manejar y usar para brindar acceso a alimentos de origen animal. Finalmente, se debe trabajar para desarrollar productos fermentados con bacterias productoras de B12?, algo que no todavía existen, pero hacia los que ya están trabajando los investigadores y las empresas», concluye Henrik Friis.

Los investigadores están en diálogo con la División de Suministros de UNICEF, con sede en Copenhague, sobre cómo se pueden mejorar los productos para tratar la desnutrición moderada a aguda.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).