Un estudio confirma los beneficios que aporta la práctica de ejercicio físico en la enfermedad del hígado graso

Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad del Este de Finlandia, publicado en la revista ‘Scientific Reports’, demostró que el ejercicio físico aporta beneficios en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso.

Y es que, según observaron, el ejercicio realizado de forma regular durante 12 semanas redujo significativamente la glucosa en ayunas y la circunferencia de la cintura de los participantes del estudio, y mejoró su tasa máxima de consumo de oxígeno y la carga de trabajo máxima alcanzada.

Estos efectos positivos se asociaron con alteraciones en la abundancia de varios metabolitos y, en concreto, los investigadores observaron que el ejercicio alteró el metabolismo de los aminoácidos en el tejido adiposo.

Según los resultados, el ejercicio puede tener un efecto beneficioso sobre muchos factores que contribuyen a esta enfermedad, incluso sin pérdida de peso ni cambios en la dieta. El tejido adiposo parece jugar un papel clave en estos efectos.

El ejercicio mejoró los niveles de glucosa en sangre en ayunas y modificó el metabolismo de los aminoácidos, lípidos y ácidos biliares. Sin embargo, las concentraciones anormales de lípidos en sangre no mejoraron con el ejercicio solo: su tratamiento requiere atención a la calidad de las grasas en la dieta.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).