Reducir las calorías y comer en el momento adecuado del día conduce a una vida más larga en ratones

Una receta para la longevidad es simple, si no fácil de seguir: comer menos. Los estudios en una variedad de animales han demostrado que restringir las calorías puede conducir a una vida más larga y saludable.

Ahora, una nueva investigación sugiere que los ritmos diarios del cuerpo juegan un papel importante en este efecto de longevidad. Comer solo durante su momento más activo del día prolongó sustancialmente la vida útil de los ratones con una dieta baja en calorías, informan el investigador del Instituto Médico Howard Hughes Joseph Takahashi y sus colegas el 5 de mayo de 2022 en la revista Science.

En el estudio de su equipo de cientos de ratones durante cuatro años, una dieta baja en calorías por sí sola prolongó la vida de los animales en un 10 por ciento. Pero alimentar a los ratones con la dieta solo durante la noche, cuando los ratones están más activos, prolongó la vida en un 35 por ciento. Ese combo, una dieta baja en calorías más un horario de comidas nocturnas, agregó nueve meses adicionales a la vida media típica de dos años de los animales. Para las personas, un plan análogo restringiría la alimentación a las horas del día.

La investigación ayuda a desentrañar la controversia en torno a los planes de dieta que enfatizan comer solo en ciertos momentos del día, dice Takahashi, biólogo molecular del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas. Es posible que tales planes no aceleren la pérdida de peso en humanos , como informó un estudio reciente en el New England Journal of Medicine , pero podrían generar beneficios para la salud que se suman a una vida útil más larga.

Los hallazgos del equipo de Takahashi resaltan el papel crucial del metabolismo en el envejecimiento, dice Sai Krupa Das, científico de nutrición en el Centro de Investigación de Nutrición Humana sobre el Envejecimiento Jean Mayer USDA que no participó en el trabajo. «Este es un estudio muy prometedor y emblemático», añadió.

Fuente de la juventud

Décadas de investigación han encontrado que la restricción calórica extiende la vida útil de animales que van desde gusanos y moscas hasta ratones, ratas y primates. Esos experimentos informan pérdida de peso , mejor regulación de la glucosa, presión arterial más baja y reducción de la inflamación.

Pero ha sido difícil estudiar sistemáticamente la restricción calórica en personas que no pueden vivir en un laboratorio y comer porciones de alimentos medidas durante toda su vida, dice Das. Formó parte del equipo de investigación que realizó el primer estudio controlado de la restricción calórica en humanos, denominado Evaluación integral de los efectos a largo plazo de la reducción del consumo de energía, o CALERIE. En ese estudio, incluso una reducción modesta de calorías «fue notablemente beneficiosa» para reducir los signos del envejecimiento, explicó Das.

Los científicos apenas comienzan a comprender cómo la restricción calórica retrasa el envejecimiento a nivel celular y genético. A medida que un animal envejece, los genes relacionados con la inflamación tienden a volverse más activos, mientras que los genes que ayudan a regular el metabolismo se vuelven menos activos. El nuevo estudio de Takahashi encontró que la restricción calórica, especialmente cuando se sincroniza con el período activo de los ratones por la noche, ayudó a compensar estos cambios genéticos a medida que los ratones envejecían.

Cuestión de tiempo

Los últimos años han visto el surgimiento de muchos planes de dieta populares que se enfocan en lo que se conoce como ayuno intermitente, como ayunar en días alternos o comer solo durante un período de seis a ocho horas por día. Para desentrañar los efectos de las calorías, el ayuno y los ritmos diarios o circadianos sobre la longevidad, el equipo de Takahashi llevó a cabo un extenso experimento de cuatro años. El equipo alojó a cientos de ratones con alimentadores automáticos para controlar cuándo y cuánto comía cada ratón durante toda su vida.

Algunos de los ratones podían comer todo lo que quisieran, mientras que a otros se les restringieron las calorías entre un 30 y un 40 por ciento. Y aquellos con dietas restringidas en calorías comían en diferentes horarios. Los ratones alimentados con la dieta baja en calorías por la noche, durante un período de dos horas o de 12 horas, vivieron más tiempo, descubrió el equipo.

Los resultados sugieren que comer con restricción de tiempo tiene efectos positivos en el cuerpo, incluso si no promueve la pérdida de peso, como sugirió el estudio del New England Journal of Medicine. Takahashi señala que su estudio tampoco encontró diferencias en el peso corporal entre los ratones con diferentes horarios de alimentación, «sin embargo, encontramos profundas diferencias en la esperanza de vida», apuntó.

Rafael de Cabo, investigador en gerontología del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Baltimore, comentó que el artículo de Science «es una demostración muy elegante de que incluso si estás restringiendo tus calorías pero no estás [comiendo en los momentos adecuados], no obtienes todos los beneficios de la restricción calórica».

Takahashi espera que aprender cómo la restricción calórica afecta los relojes internos del cuerpo a medida que envejecemos ayudará a los científicos a encontrar nuevas formas de extender la vida saludable de los humanos. Eso podría provenir de dietas restringidas en calorías o de medicamentos que imiten los efectos de esas dietas.

Mientras tanto, Takahashi está aprendiendo una lección de sus ratones: restringe su alimentación a un período de 12 horas. Pero, añadió, «si encontramos un fármaco que pueda acelerar su reloj, podemos probarlo en el laboratorio y ver si prolonga la vida útil».

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).