Casi 1 de cada 4 médicos experimenta maltrato en el lugar de trabajo, principalmente por parte de pacientes y visitantes

Según una nueva investigación del Centro Médico de Boston y la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, casi una cuarta parte de los médicos que respondieron a una encuesta en Stanford Medicine experimentaron maltrato en el lugar de trabajo, siendo los pacientes y visitantes la fuente más común.

La investigación, publicada en JAMA Network Open, encontró que el maltrato era común entre todos los médicos, pero había disparidades en el maltrato por género y raza. Las mujeres tenían el doble de probabilidades de denunciar malos tratos que los hombres. Este estudio también mostró diferencias estadísticamente significativas en el maltrato por raza y sugiere que se necesita más investigación en esta área.

El maltrato se asoció con niveles más altos de angustia laboral entre los médicos, mientras que la percepción de que existían sistemas protectores en el lugar de trabajo se asoció con niveles más bajos de angustia laboral. Los hallazgos hacen un llamado a las organizaciones de atención médica para que reconozcan la necesidad urgente de implementar sistemas para reducir la ocurrencia de malos tratos.

La encuesta se administró a 1505 médicos de la facultad clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford en septiembre y octubre de 2020 para evaluar la frecuencia y las fuentes del maltrato entre los médicos y las asociaciones entre el maltrato, el bienestar ocupacional y las percepciones de los sistemas de protección en el lugar de trabajo. Los resultados de la encuesta mostraron que el 23,4% de los médicos habían sufrido malos tratos en el último año.

Este es el primer estudio que explora la asociación entre la percepción de los sistemas de protección en el lugar de trabajo y el bienestar ocupacional de los médicos. Contar con sistemas que protejan a los médicos del maltrato se asoció con un mayor bienestar ocupacional, tanto para los que sufrieron maltrato como para los que no. Se encontró una fuerte asociación entre el maltrato y la disminución del bienestar ocupacional, incluido el aumento del agotamiento, la reducción de la realización profesional y una mayor intención informada de abandonar la organización.

«Para abordar el problema del maltrato médico, las organizaciones primero deben reconocer su prevalencia y luego saber dónde buscar», dijo la primera autora Susannah Rowe, MD, oftalmóloga de BMC, presidenta del Consejo de Bienestar y Vitalidad Profesional del Grupo Médico de la Universidad de Boston y profesor asistente de oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

«Con la fuerte asociación del maltrato con la insatisfacción en el lugar de trabajo y el agotamiento de los médicos, es imperativo que las organizaciones de atención médica tomen medidas para abordar estos problemas lo más rápido posible para el bienestar de su personal y de sus pacientes», sostuvo la profesional.

«Todos los miembros del equipo de atención médica comparten la responsabilidad de mitigar el maltrato», dijo el autor principal Mickey Trockel, MD, Ph.D., Profesor Clínico de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y Director de Innovación Basada en Evidencia.

«Aquellos que ejercen influencia de liderazgo tienen una responsabilidad particular para establecer políticas y expectativas de civismo y respeto de todos los miembros de la comunidad de atención médica, incluidos pacientes y visitantes», añadió.

«Como ombudsman organizacional durante muchas décadas, desconozco investigaciones cuantitativas previas en cualquier industria que establezcan una conexión tan clara entre las percepciones de la acción de los espectadores y el bienestar ocupacional», dijo la coautora Mary Rowe, profesora adjunta en el Instituto de Investigación sobre Trabajo y Empleo en MIT Sloan School of Management, y ex Defensor del Pueblo de MIT.

«Junto con la investigación cualitativa que sugiere que es mucho más probable que los espectadores actúen o se presenten cuando se percibe que los líderes organizacionales son receptivos, estos nuevos hallazgos resaltan el gran potencial de las organizaciones para apoyar el bienestar ocupacional al mejorar la receptividad del liderazgo hacia los espectadores», apuntó.

Si bien investigaciones anteriores han encontrado que los estudiantes de medicina y los residentes experimentan maltrato frecuente, ha habido una falta de datos correspondientes sobre el maltrato de los médicos en ejercicio y de atención. Según la encuesta, la forma más común de maltrato, informada por alrededor del 17 % de los médicos y que representa más del 70 % de todos los eventos de maltrato, fue el maltrato por parte de pacientes y visitantes, seguido del maltrato por parte de otros médicos. Las formas de maltrato más frecuentes fueron el maltrato verbal reportado por un 21,5%, el acoso sexual por un 5,4% y la intimidación o abuso físico por un 5,2%.

La encuesta encontró disparidades de género en la experiencia del maltrato, con el doble de probabilidades de que las mujeres denuncien el maltrato (31 %) que los hombres (15 %), más probabilidades de experimentar cualquier forma de maltrato y más probabilidades de sufrir acoso sexual y maltrato verbal. Estudios anteriores también han encontrado tasas más altas de angustia laboral entre las médicas, que se han atribuido a los desequilibrios en las responsabilidades domésticas y a las diferencias en el entorno laboral.

La encuesta también encontró que la prevalencia del maltrato difería según la raza. El tamaño de la muestra de este estudio impidió un análisis detallado por categorías específicas de raza y etnia, pero los hallazgos apuntan a una variabilidad significativa en las tasas de maltrato por raza. Estas observaciones son consistentes con estudios previos que muestran disparidades en la experiencia de maltrato por raza y etnia entre estudiantes de medicina y residentes, así como numerosos relatos personales de maltrato compartidos por médicos de grupos subrepresentados.

El maltrato en el lugar de trabajo se ha asociado con un mayor agotamiento, un menor rendimiento laboral y depresión. Los estudios nacionales de médicos durante la última década han documentado tasas de agotamiento ocupacional del 40-60%. Los esfuerzos para abordar el agotamiento pueden beneficiar en gran medida a los pacientes, los médicos y las organizaciones de atención de la salud , al disminuir la probabilidad de errores médicos y mejorar los resultados generales del paciente y la experiencia del paciente, así como el bienestar del médico.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).