El cáncer de próstata aumenta el riesgo de sufrir coágulos sanguíneos importantes

Una nueva investigación publicada en la revista online ‘BMJ Open’ sugiere que los hombres con cáncer de próstata tienen un 50% más de riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos graves y potencialmente mortales durante los cinco años posteriores a su diagnóstico de cáncer en comparación con los hombres de la misma edad sin cáncer de próstata.

Aunque el nivel de riesgo es menor que el de otras formas de cáncer, los investigadores animan a los médicos a estar atentos a este riesgo para poder diagnosticar y tratar a tiempo si se produce un coágulo.

Esto es importante porque el tromboembolismo venoso (TEV) -el tipo de coágulo sanguíneo en este estudio- es una de las principales causas de muerte entre las personas con cáncer, y el riesgo es mayor en las que tienen la enfermedad más avanzada.

El cáncer de próstata es el más diagnosticado en los hombres de mediana y avanzada edad, lo que significa que muchos hombres con este tipo de cáncer podrían sufrir un TEV.

Las personas con cáncer tienen un mayor riesgo de desarrollar un tromboembolismo venoso (TEV) -coágulos sanguíneos peligrosos pero tratables en las venas- que las personas sin la enfermedad, y el riesgo varía en función del tipo de cáncer y de la fase en que se encuentre.

Algunos estudios antiguos han sugerido que el riesgo de TEV es de dos a tres veces mayor en los hombres con cáncer de próstata que entre los hombres de edad similar sin cáncer, pero los investigadores querían obtener datos más recientes a la luz de la espectacular mejora registrada en la última década en el tratamiento de los hombres con cáncer de próstata. Esto incluye la adopción generalizada de nuevos fármacos anticoagulantes para otras enfermedades, pero que potencialmente podrían disminuir el riesgo de TEV.

Por lo tanto, un equipo de investigadores europeos llevó a cabo un estudio a gran escala utilizando datos nacionales de hombres de toda Suecia, recogidos durante 2007-2017, para comparar la aparición de TEV entre 92.105 hombres con cáncer de próstata y 466.241 hombres de la misma edad sin cáncer de próstata (el grupo de comparación).

Descubrieron que el 3,2% de los hombres del grupo con cáncer de próstata experimentaron un TEV en los cinco años siguientes al diagnóstico de cáncer, en comparación con el 2,1% de los hombres del grupo de comparación.

Calcularon que por cada 1.000 hombres con cáncer de próstata, unos siete desarrollarían un TEV cada año, en comparación con unos cuatro entre cada 1.000 hombres sin cáncer de próstata.

Tras tener en cuenta en su análisis los factores que podrían afectar al riesgo de TEV (como la presencia de enfermedades cardiovasculares y los factores socioeconómicos), los investigadores demostraron que los hombres con cáncer de próstata tenían un riesgo un 50% mayor que los del grupo de comparación a lo largo de los cinco años que duró el estudio, siendo el periodo de mayor riesgo los seis primeros meses tras el diagnóstico del cáncer.

Dado que se trata de un estudio de observación, no se sabe con certeza qué parte del aumento del riesgo se debió al propio cáncer de próstata o a otras diferencias entre los dos grupos de hombres que podrían haber afectado al riesgo de TEV y que no pudieron controlarse. Por ejemplo, una limitación del estudio fue la ausencia de información sobre el hábito de fumar y la ingesta de alcohol.

Sin embargo, se trata de un estudio amplio y las fuentes de datos utilizadas (varios registros nacionales) son de buena calidad. El uso de datos de hombres de toda Suecia significa que es probable que los resultados sean un reflejo exacto del riesgo de TEV entre quienes tienen y no tienen cáncer de próstata.

Los autores concluyen que «la magnitud del aumento del riesgo de TEV entre los hombres con cáncer de próstata observado en nuestro estudio es menor que la observada para otros tipos de cáncer, como se ha visto en estudios anteriores, y es probablemente atribuible a la alta proporción de hombres con enfermedad localizada y con bajo riesgo de progresión del cáncer», apuntan.

“A pesar de esto, los médicos que tratan a los hombres con cáncer de próstata deben ser conscientes del marcado aumento del riesgo de TEV en estos hombres, particularmente en los primeros seis meses después del diagnóstico de cáncer, para ayudar a asegurar el diagnóstico oportuno de TEV», recomiendan.

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) añadió la duración del sueño a su lista de verificación de salud cardiovascular. Esto es parte del cuestionario "Life's Essential 8" (Los ocho esenciales de la vida) que mide ocho áreas clave para determinar la salud cardiovascular de una persona.
Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19. Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19.