Los científicos identifican cómo la enfermedad del hígado graso no alcohólico aumenta el riesgo de enfermedades vasculares

Un equipo de investigadores dirigido por científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang ha descubierto por qué los pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, lo que arroja luz sobre por qué la principal causa de mortalidad en los pacientes con NAFLD son las complicaciones cardiovasculares en lugar del daño hepático.

Los investigadores encontraron que NAFLD provoca la sobreproducción de una clase de proteínas que causan inflamación y daño a los vasos sanguíneos.

NAFLD es un término general para las enfermedades del hígado que afectan a los pacientes que beben poco o nada de alcohol. Se caracteriza principalmente por tener demasiada grasa almacenada en las células del hígado y puede provocar cirrosis hepática y cáncer de hígado.

El equipo descubrió que las células de los vasos sanguíneos de los pacientes con enfermedad del hígado graso contenían niveles más altos de una clase de proteínas llamadas quimiocinas, hasta tres veces más altas que en individuos sanos.

Las quimiocinas son fuertes atrayentes de las células inmunitarias y tienen la tarea de atraer células inmunitarias a los sitios de infecciones para combatir las partículas extrañas. Sin embargo, cuando se reclutan niveles anormalmente altos de células inmunitarias en un vaso sanguíneo, se vuelve dañino.

Los investigadores descubrieron que el nivel más alto de quimiocinas en los pacientes con enfermedad del hígado graso atraía a las células T hacia las paredes de los vasos sanguíneos. Estas células T luego causan inflamación de los vasos sanguíneos, dañándolos.

Los niveles más altos de daño e inflamación pueden provocar fugas en los vasos sanguíneos, lo que deteriora la integridad de los vasos sanguíneos con el tiempo y aumenta el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.

Comprender cómo la NAFLD afecta la salud del corazón puede ayudar a informar la atención clínica de los pacientes, dicen los investigadores.

El equipo de investigación, dirigido por la profesora asistente de Nanyang, Christine Cheung de la Escuela de Medicina Lee Kong Chian de la NTU (LKCMedicine), encontró un mayor nivel de daño en los vasos sanguíneos en pacientes con NAFLD, lo que aumenta los riesgos de coágulos de sangre y enfermedades cardiovasculares.

Cheung señaló que «la creciente prevalencia de la enfermedad del hígado graso en todo el mundo es una preocupación. En Singapur, es probable que uno de cada tres desarrolle la enfermedad del hígado graso no alcohólico en los próximos 10 años. Estos pacientes tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades vasculares. , como la enfermedad arterial coronaria y la enfermedad cerebrovascular. La buena noticia es que la enfermedad hepática, en sus primeras etapas, es reversible».

El equipo publicó sus hallazgos en EMBO Reports en abril.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) añadió la duración del sueño a su lista de verificación de salud cardiovascular. Esto es parte del cuestionario "Life's Essential 8" (Los ocho esenciales de la vida) que mide ocho áreas clave para determinar la salud cardiovascular de una persona.
Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19. Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19.