La mayoría de los médicos aún creen en la prescripción de antibióticos innecesarios para tratar infecciones asintomáticas, sugiere un estudio

Se estima que el 70% de los médicos de atención primaria informaron en una encuesta que aún recetarían antibióticos para tratar infecciones asintomáticas basándose únicamente en una muestra de orina positiva. Esto es a pesar de las pautas médicas de larga data que recomiendan en contra de esta práctica, según un nuevo estudio publicado hoy en JAMA Network Open, que fue dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM).

Desde 2005, las organizaciones médicas han estado abogando contra el uso rutinario de antibióticos para tratar a los pacientes que tienen bacterias detectadas en un urocultivo, pero que no presentan síntomas de una infección del tracto urinario (ITU) como ardor o micción frecuente. Evidencia abrumadora indica que los medicamentos no son útiles para pacientes asintomáticos y podrían provocar efectos adversos para la salud como diarrea, vómitos, erupciones cutáneas e infecciones por hongos. Los antibióticos pueden, en casos raros, causar la muerte debido a un crecimiento excesivo de la peligrosa bacteria C. difficile en el colon. El uso excesivo de estos medicamentos también ha contribuido al aumento de infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos que son difíciles de tratar y, en ocasiones, mortales.

En el estudio, los investigadores de la UMSOM encuestaron a 723 médicos de atención primaria de Texas, el Atlántico Medio y el Noroeste del Pacífico con respecto a su enfoque de un paciente hipotético con bacteriuria asintomática; esta es una condición en la que se detectan bacterias en la orina de un paciente sin ningún síntoma de UTI. Descubrieron que el 71 % de los médicos, 392 de los 551 que completaron la encuesta, optarían por tratar a un paciente así con antibióticos aunque dicho tratamiento vaya en contra de las pautas recomendadas.

«Nuestro estudio sugiere que los médicos de atención primaria no siguen las recomendaciones ampliamente aceptadas contra la prescripción de antibióticos para la bacteriuria asintomática», dijo el autor principal Jonathan Baghdadi, Profesor Asistente de Epidemiología y Salud Pública en la UMSOM.

«Algunos médicos primarios pueden no estar al tanto de estas recomendaciones, pero es probable que una cultura de prescripción inapropiada también sea un factor contribuyente», enfatizó.

Los médicos de medicina familiar tenían más probabilidades de prescribir antibióticos innecesariamente en comparación con otras especialidades. Los médicos que estaban en formación de residencia o que residían en el noroeste del Pacífico tenían menos probabilidades de recetar antibióticos.

«Encontramos que otros factores también desempeñaron un papel en la prescripción, como si un médico tenía una preferencia más fuerte a favor de sobretratar una afección y miedo a perder un diagnóstico; era más probable que esa persona favoreciera la prescripción de antibióticos en comparación con un médico que se sentía más cómodo con la incertidumbre en la práctica de la medicina», explicó el líder del estudio, Daniel Morgan, Profesor de Epidemiología y Salud Pública en la UMSOM.

Una estrategia para cambiar esta práctica podría ser un programa educativo dirigido a los médicos que otorgan una alta prioridad al tratamiento solo para asegurarse de que no se les escape una posible infección, dijeron los investigadores en la sección de conclusiones del artículo. Por ejemplo, reformular el «tratamiento innecesario» con antibióticos como un tratamiento con antibióticos «potencialmente dañino» podría ayudar a frenar la tendencia a la prescripción excesiva.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, han creado un nuevo modelo de tejido hepático que permite seguir los pasos de la regeneración del hígado con más precisión de lo que era posible hasta ahora. Con ello, esperan aprovechar la capacidad regenerativa del hígado para tratar enfermedades crónicas, según publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.