Una nueva investigación encuentra una solución al problema quirúrgico común del daño nervioso

Una colaboración de investigación que incluye a científicos de la Universidad Estatal de Oregón ha desarrollado una nueva tecnología para ayudar a los cirujanos a saber dónde están los nervios de un paciente, lo que reduce la posibilidad de daño a los nervios.

La tecnología se basa en hidrogeles, redes tridimensionales de polímeros que absorben y retienen grandes cantidades de agua, y apunta a una complicación quirúrgica generalizada y persistente.

Según el procedimiento, dice Adam Alani de OSU, un paciente puede enfrentar un porcentaje de dos dígitos de probabilidad de sufrir una lesión nerviosa .

Por ejemplo, señala, las personas que necesitan extirparse la glándula tiroides tienen un 15 % de probabilidad de sufrir cambios en la voz como resultado del daño en los nervios laríngeos recurrentes.

Aplique esas probabilidades al 12 % de la población de los Estados Unidos que es probable que desarrolle una afección de la tiroides, para la cual la tiroidectomía es un tratamiento común, y las cifras para ese tipo de operación son asombrosas.

«Las técnicas de conservación de nervios han existido durante décadas, pero la identificación y conservación de nervios sigue siendo un gran desafío, con tasas de éxito fuertemente correlacionadas con la habilidad y experiencia de un cirujano individual», dijo Alani, investigadora de la Facultad de Farmacia de la OSU.

«El daño nervioso intraoperatorio afecta a todas las especialidades quirúrgicas y representa un problema importante incluso para cirugías que se realizan todo el tiempo, como prostatectomías, histerectomías, reparación de hernias y tiroidectomías», afirmó

Alani, miembro adjunto de la facultad de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, trabajó con la colega de OHSU, Summer Gibbs, en el estudio. Los hallazgos se publicaron en Biomaterials .

La investigación es un paso importante hacia la mejora de una técnica de conservación de nervios llamada cirugía guiada por fluorescencia o FGS. Los tejidos específicos, en este caso los nervios, se pueden detectar mejor si emiten fluorescencia, es decir, emiten luz después de absorber luz o algún otro tipo de radiación electromagnética.

Para que los tejidos hagan eso, necesitan ser tratados con un fluoróforo, moléculas microscópicas que absorben y envían luz de longitudes de onda específicas.

En colaboración con científicos de OHSU e Intuitive Surgical, el laboratorio de Alani desarrolló un fluoróforo de hidrogel eficaz basado en compuestos llamados plurónicos. También conocidos como poloxámeros, los plurónicos son polímeros sintetizados por la condensación de óxido de etileno y óxido de propileno.

«Los hidrogeles se han utilizado con éxito para administrar agentes de contraste en tecnologías de imágenes como resonancias magnéticas y tomografías computarizadas», dijo Alani.

«Y los pluronics ya se utilizan como agente de administración de fármacos en productos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Las características físicas de nuestra formulación a base de pluronics permiten que la solución de tinción específica para nervios se aplique con relativa facilidad como un líquido, y luego permanece en su lugar después de que forma un gel casi instantáneamente», comentó.

Las pruebas exitosas en dos modelos animales (ratón y cerdo) sugieren que la nueva tecnología es «un método clínicamente viable para la conservación de nervios guiada por fluorescencia durante la tiroidectomía, así como otros procedimientos», dijo Alani.

Y debido a que Pluronics ya cuenta con la aprobación de la FDA, la tecnología es elegible para una regulación acelerada según las pautas de la agencia para «nuevos medicamentos en investigación exploratorios». Las pautas permiten enfoques exploratorios de ensayos clínicos de fase 1 temprana que involucran microdosis seguras de posibles fármacos candidatos, lo que permite a los investigadores avanzar más rápido de lo habitual.

«La administración directa de un agente de contraste en el área de tratamiento es una alternativa atractiva a la administración sistémica de sondas fluorescentes. El etiquetado selectivo de tejidos solo dentro del campo quirúrgico requiere una dosis significativamente más baja que la administración sistémica», explicó Alani.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, han creado un nuevo modelo de tejido hepático que permite seguir los pasos de la regeneración del hígado con más precisión de lo que era posible hasta ahora. Con ello, esperan aprovechar la capacidad regenerativa del hígado para tratar enfermedades crónicas, según publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.