Nuevo experimento genético reduce el cáncer difícil de tratar

En un experimento novedoso, una mujer con cáncer de páncreas avanzado vio cómo sus tumores se reducían drásticamente después de que investigadores en Oregon potenciaran sus propias células inmunitarias, destacando una posible nueva forma de tratar algún día una variedad de cánceres.

Kathy Wilkes no está curada, pero dijo que lo que queda de su cáncer no ha mostrado signos de crecimiento desde el tratamiento único en junio pasado.

«Sabía que la quimioterapia regular no me salvaría la vida e iba a salvarla», expresó Wilkes, de Ormond Beach, Florida, quien localizó a un científico a miles de kilómetros de distancia y le pidió que intentara el experimento.

La investigación, publicada en el New England Journal of Medicine, explora un nuevo método que aprovecha el sistema inmunológico para crear «drogas vivas» capaces de buscar y destruir tumores.

«Es realmente emocionante. Es la primera vez que este tipo de tratamiento ha funcionado en un tipo de cáncer muy difícil de tratar», dijo el Dr. Josh Veatch, del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, quien no participó en el experimento.

“Es solo un primer paso y se necesita mucha más investigación”, advirtió, y señaló que Wilkes es una de las dos únicas personas que se sabe que intentaron este enfoque, que fracasó en el otro paciente.

Aún así, Veatch resaltó que los hallazgos son «una prueba de principio de que esto es posible» y que otros investigadores también están probando este tipo de inmunoterapia.

El Dr. Eric Rubin, editor en jefe del New England Journal, dijo que el estudio plantea la posibilidad de que, eventualmente, pueda atacar múltiples mutaciones que causan cáncer.

«Estamos hablando de la posibilidad de distinguir las células tumorales de las células no tumorales de una manera que nunca antes pudimos», dijo.

El caso

Kathy Wilkes se sometió a quimioterapia, radiación y cirugía por su cáncer de páncreas. Posteriormente, los médicos descubrieron nuevos tumores en sus pulmones: el cáncer de páncreas se había extendido, una etapa en la que no existe un buen tratamiento.

Wilkes sabía que los investigadores estaban probando la inmunoterapia para combatir diferentes tumores difíciles de tratar, y una biopsia mostró que una mutación específica estaba alimentando su cáncer . Su búsqueda la llevó a Eric Tran, quien en 2016 fue coautor de un estudio sobre un subconjunto de células T que naturalmente albergaban receptores capaces de detectar la misma llamada mutación KRAS.

Wilkes también tenía el tipo correcto de molécula HLA. Así que Tran y su colega, el Dr. Rom Leidner, oncólogo, obtuvieron el permiso de la Administración de Drogas y Alimentos para reprogramar sus células T para que porten el receptor especial que combate los mutantes.

Sacaron células T de la sangre de Wilkes, las modificaron genéticamente en el laboratorio y luego cultivaron miles de millones de copias. Seis meses después de una transfusión de las células alteradas, sus tumores se habían reducido en un 72%, y Wilkes dijo que los chequeos recientes muestran que su enfermedad permanece estable.

Eric Tran dijo que no está claro por qué fracasó el experimento en otro paciente, aunque las lecciones de ese caso provocaron algunos cambios en el tratamiento de Wilkes.

El equipo de Oregon abrió un pequeño estudio para probar más la terapia TCR para pacientes con cánceres incurables alimentados por lo que Tran llama mutaciones de «punto caliente».

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.