¿Qué efectos para manos y muñecas puede tener el excesivo uso del celular?

Estar muchas horas sosteniendo un teléfono celular en una misma posición puede tener importantes consecuencias, como ocasionar una tendinitis o el síndrome del túnel cubital.

El traumatólogo y especialista en cirugía de mano, muñeca y codo, doctor Luis Schnapp, señala que una de las condiciones provocadas por el uso excesivo del celular es la tendinitis.

“Ésta puede darse en la cara radial de la muñeca, la tendinitis de Quervain, o en el pulgar mismo, en los tendones que extienden este dedo. Igualmente puede haber contractura muscular de la eminencia tenar (zona abultada en la palma de la mano hacia la base del pulgar). Y con respecto al Síndrome del túnel cubital, este se presenta como un dolor profundo o quemazón en la cara interna del codo, ocasionalmente irradiado hasta la punta de dedos meñique y /o anular”, explica.

Según la Subsecretaría de Telecomunicaciones de Chile (Subtel), en 2019 había 25.700.226 dispositivos móviles operativos en nuestro país.

Asimismo, un estudio de la empresa Criteria en 2020 estableció que el uso promedio semanal antes de las cuarentenas pasó de 18 a 22 horas una vez decretado el confinamiento. Este fenómeno a lo largo del mundo se multiplica muy rápido y miles de personas manifiestan dolencias asociadas al uso excesivo del celular.

En su consulta, el doctor Schnapp atiende un promedio de cinco personas al mes, pero agrega que es variable pues mucha gente lo trata en forma doméstica.

“La mayoría de las lesiones de manos que aparecen por este excesivo uso están relacionadas con la inflamación de los tendones de la muñeca, como la tendinitis de Quervain, que suele aparecer con el movimiento continuado del dedo pulgar, por ejemplo, cuando hacemos scroll en la pantalla. Y si nos fijamos más en la postura, destaca la lesión del nervio cubital o síndrome del túnel cubital, que se sitúa en el codo y sufre daños cuando se apoyan durante mucho tiempo y/o se mantiene el codo flectado en forma sostenida, ya que el nervio es presionado por el hueso. Esta postura es muy común al estar tumbado en la cama y provoca el entumecimiento de los dedos 4º y 5º”, plantea.

La extremidad que más se resiente los efectos de un excesivo uso de celular es el dedo pulgar, puesto que es el más utilizado en el gesto manual de uso de celular.

“Creo que no hay una relación causal directa entre Túnel Carpiano y celular, más bien, quienes ya sufren de Túnel Carpiano incidentalmente pudieran ver intensificados sus síntomas por el uso prolongado de celular”, señala el especialista.

Estiramiento de dedos y muñecas

¿Cómo podemos usar los aparatos tecnológicos de forma más saludable? El experto recomienda sumar algunos hábitos como estiramientos de los dedos y muñecas antes y después de interactuar con estos aparatos y mantener una buena hidratación, que siempre favorece al buen funcionamiento de la musculatura y los tendones.

“Básicamente, limitar el tiempo de uso continuo, incorporar pausas frecuentes y movilización articular para evitar acumulación de estrés en estructuras que puedan verse sobrecargadas por posturas mantenidas por tiempo prolongado y sobre exigencia mecánica, que lleven a una tendinitis o neuritis cubital por mantención de flexión máxima del codo de manera sostenida”, recomienda el doctor Schnapp.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) añadió la duración del sueño a su lista de verificación de salud cardiovascular. Esto es parte del cuestionario "Life's Essential 8" (Los ocho esenciales de la vida) que mide ocho áreas clave para determinar la salud cardiovascular de una persona.
Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19. Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19.