USS participa en cinco estudios clínicos para el desarrollo de nuevas vacunas

La Universidad San Sebastián (USS) participa en cinco estudios clínicos multicéntricos para probar nuevas vacunas contra el SARS-CoV-2, Influenza y Neumococo, tres microorganismos respiratorios que causan gran carga de morbilidad en el país.

“Aspiramos a ser un centro de referencia a nivel nacional para el desarrollo de estudios clínicos que impacten en resultados de pacientes, en la práctica clínica y la salud pública”, explica Pilar Espinoza, directora de investigación, postgrado y vinculación internacional de la Facultad de Ciencias para el Cuidado de la Salud.

La docente comenta que actualmente se está trabajando en la conformación de un Centro de Estudios Clínicos USS, de la mano de la Facultad de Medicina y Ciencia.

Centro de referencia

La primera experiencia en esta área fue la participación de la USS en el estudio multicéntrico para evaluar la eficacia, seguridad e inmunogenicidad de la vacuna contra el virus SARS-CoV-2 (CoronaVac), liderado en Chile por la Pontificia Universidad Católica y el laboratorio Sinovac Biotech, donde se invitó a la universidad a participar junto a otras instituciones.

Según señala Pilar Espinoza, esto “permitió darnos cuenta de que contamos con el know how necesario para convertirnos en un centro de referencia, al mismo tiempo que empezamos a ser requeridos por parte de otras instituciones para hacer este trabajo”.

Actualmente la USS participa en otros cuatro Ensayos Clínicos Fase III, que buscan responder si la nueva intervención es inferior o superior a la convencional, explica el Dr. Carlos Pérez, Decano de la Facultad de Medicina y Ciencia e investigador responsable de estos estudios junto con la profesora Espinoza.

Uno de ellos es el estudio de una nueva vacuna tetravalente contra la Influenza de Sinovac Biotech que pretende evaluar la inmunogenicidad y seguridad del producto farmacéutico en comparación con otra vacuna tetravalente, disponible en el mercado, para ser usada por personas mayores de tres años y que es patrocinado por la PUC y Sinovac Biotech (Chile).

Otros dos estudios, para evaluar la seguridad, la tolerancia e inmunogenicidad de una nueva vacuna contra el neumococo, en grupos diferentes de la población que no recibieron anteriormente esta protección.

Espinoza agrega que se está en conversaciones con Sinovac Biotech (Chile) para comenzar próximamente el estudio de una nueva vacuna contra el SARS-CoV-2, variante Ómicron.

“Nuestro objetivo es generar conocimiento científico que responda a las problemáticas de salud relevantes de la población, de manera de socializar estos resultados con la comunidad académica y científica a nivel local e internacional. Estamos capacitados para entregar guía experta, soporte metodológico, logístico y estructural para el desenvolvimiento de estudios clínicos”, señala Pilar Espinoza

Estudios clínicos

El avance de las enfermedades, la aparición de nuevos agentes infecciosos o la resistencia de algunos virus o bacterias a las terapias actuales, obliga al mundo de la ciencia a buscar nuevas alternativas de tratamiento.

En ese contexto, son muy importantes los estudios clínicos. Se trata de investigaciones que buscan probar la eficacia y seguridad de nuevos medicamentos, vacunas, dispositivos u otras fórmulas que se desarrollan con el fin de encontrar mejores formas de prevenir, diagnosticar o tratar una enfermedad.

Cada estudio clínico tiene diferentes etapas y un protocolo muy riguroso. En el caso de Chile, el Instituto de Salud Pública (ISP) es el organismo encargado de autorizar la realización de estos ensayos con el fin de proteger los derechos y el bienestar de los participantes y asegurar la calidad de los datos obtenidos en la investigación. Se requiere también de la aprobación por Comités de Ética Científica independientes, que aseguran que los estudios cumplan con todas las normas internacionales de buenas prácticas clínicas de investigación.

Fuente: Universidad San Sebastián.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.