Experta de Mayo Clinic comparte señales de insuficiencia cardíaca y factores de riesgo no muy conocidos

Aunque aparentemente la insuficiencia cardíaca sea una enfermedad que se presenta a una edad avanzada, puede desarrollarse a cualquier edad y, en muchos casos, es posible prevenirla y tratarla. La Dra. Gosia Wamil, cardióloga de Mayo Clinic Healthcare en Londres, explica los factores de riesgo, los síntomas que la gente puede no conocer y la forma de tratar esta patología.

Factores de riesgo

Insuficiencia cardíaca significa que el corazón no puede bombear con la eficiencia que debería y ocurre cuando el corazón se torna demasiado débil o rígido.

Las enfermedades de las arterias coronarias son la causa principal de la insuficiencia cardíaca. La rigidez del músculo cardíaco es principalmente el resultado de una hipertensión o una diabetes que no están bien controladas.

Además, existen causas menos comunes de insuficiencia cardíaca como la miocarditis, causada por una infección viral, y las cardiomiopatías, indica la Dra. Wamil.

De igual manera, existen factores de riesgo relacionados con el estilo de vida.

“Mantener una alimentación saludable, tratar la obesidad, evitar el consumo de tabaco, el humo de segunda mano y la ingesta de alcohol puede ayudar a prevenir la insuficiencia cardíaca. Otros factores de riesgo para la insuficiencia cardíaca incluyen entre otros, la apnea del sueño, algunos medicamentos para el tratamiento del cáncer y las infecciones virales que dañan el músculo cardíaco”, explica la Dra. Wamil.

Síntomas

Algunas señales de alarma en la insuficiencia cardíaca se conocen por intuición, como es el caso de la hinchazón de los tobillos, la dificultad para respirar, el dolor en el pecho, el latido cardíaco rápido o irregular y la fatiga al hacer ejercicio.

Hay otros síntomas que muchos no asocian con la insuficiencia cardíaca, tal como, la tos persistente, la distensión abdominal, el aumento rápido de peso, la náusea o la falta de apetito. Las personas que presentan alguno de estos síntomas deben comunicarse con el proveedor de atención médica”, advierte la Dra.Wamil.

Tratamiento

Es importante identificar la causa de la insuficiencia cardiaca porque los tratamientos pueden variar. En la mayoría de los casos, la insuficiencia cardíaca no es curable. Sin embargo, con frecuencia, los síntomas pueden controlarse por muchos años.

“Una vez que se diagnostica insuficiencia cardíaca, los pacientes deben manejar esta afección por el resto de su vida, usualmente a través de clínicas especializadas en insuficiencia cardíaca”, comenta la Dra. Wamil.

Existen varias opciones de tratamiento que incluyen medicamentos, dispositivos implantados quirúrgicamente y, en casos avanzados, un trasplante cardíaco. Los médicos e investigadores trabajan en colaboración para descubrir nuevas alternativas.

“En los últimos años, se han observado avances considerables con la introducción de nuevos tipos de medicamentos para manejar la insuficiencia cardíaca”, señala. Estos medicamentos incluyen a los llamados inhibidores de SGLT2 , inicialmente desarrollados para disminuir los niveles de glucosa en pacientes con diabetes.

La investigación de la Dra. Wamil acerca de la insuficiencia cardíaca incluye estudios para comprender y romper la conexión entre la diabetes y la enfermedad cardíaca, así como usar técnicas innovadoras de estudios médicos por imágenes para identificar la insuficiencia cardíaca incipiente, cuando es posible prevenir serias consecuencias.

Fuente: Mayo Clinic.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.