Las mujeres también sufren infartos cardíacos y suelen ser más graves que en el hombre

Un infarto del miocardio es la muerte o necrosis de una parte del músculo cardíaco debido a la oclusión de una arteria coronaria, lo que deja a ese segmento del corazón sin aporte de oxígeno, elemento esencial para su normal funcionamiento. Esto establece un deterioro de su función, lo que puede llevar a arritmias de alto riesgo y a la muerte.

Se piensa que los infartos son sólo enfermedad de los hombres, sin embargo, las mujeres también los sufren. De hecho, en ellas son más graves, al punto de representar la principal causa de muerte en mujeres en el mundo.

“Los infartos de miocardio en mujeres se asocian a más complicaciones y son más graves que en los hombres. Pese a que en ambos sexos existen los mismos factores de riesgo de contraer esta enfermedad, en la mujer, en el climaterio, se pierde la protección de las hormonas”, señala la Dra. Sonia Kunstmann, jefa del Centro de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Universidad de los Andes, quien agrega que es allí cuando el riesgo de la mujer empieza a igualarse al del hombre e, incluso, a sobrepasarlo.

La protección de las hormonas femeninas, fundamentalmente de los estrógenos, retarda la aparición de la ateromatosis de las arterias del corazón, tienen efecto vasodilatador y mejoran el metabolismo de las grasas, especialmente del colesterol, el que se deposita en la pared interna de las arterias coronarias, ocluyéndolas y provocando el infarto de miocardio.

“Por otra parte, la manera de presentarse un infarto en la mujer es diferente que en el hombre por lo que en muchas ocasiones se puede retardar el diagnóstico y, por tanto, el tratamiento. Además, habitualmente las mujeres consultan más tardíamente, ya que ellas se suelen posponer frente a otras obligaciones. Estas cosas hacen que el pronóstico en ellas sea peor”, remarca la especialista.

Diferencias en los síntomas de mujeres y hombres

Mujeres: Sus síntomas son más vagos, con malestar en el pecho y en el abdomen alto, cansancio, falta de aire, náuseas, mareos y palpitaciones. Todas estas molestias pueden ser interpretadas como secundarias a otras causas.

Hombres: Dolor tipo presión en el pecho, que puede irradiarse a ambos hombros o al brazo izquierdo y/o a la mandíbula. También puede acompañarse de náuseas y sudoración.

Para prevenir un infarto y mejorar la calidad de vida es importante controlar los factores de riesgo más importantes, tales como:

• Tabaquismo
• Hipertensión arterial
• Diabetes
• Colesterol elevado
• Sedentarismo
• Obesidad

“Es fundamental, que las personas se controlen la presión arterial, la glicemia (nivel de azúcar en la sangre) y el colesterol en forma regular, sigan una dieta sana, mantengan un peso adecuado, hagan ejercicio y dejen de fumar”, recomienda la Dra. Kunstmann.

Fuente: Clínica Universidad de Los Andes.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.