Especialista derriba tres mitos sobre la viruela del mono

El virus de la viruela del mono registra más de 40.000 casos confirmados en países donde esta enfermedad había sido erradicada. Entre estos países se encuentra Chile, donde se han registrado 450 casos confirmados al 1 de septiembre de 2022 según datos del Ministerio de Salud.

Después que la Organización Mundial de la Salud la declarara como una emergencia de salud pública de importancia internacional, el Minsal decretó Alerta Sanitaria hasta el 30 de septiembre por esta enfermedad, de la cual hay mucha información pero no toda es precisa.

“Separar la realidad de la ficción puede ser todo un desafío cuando se tiene un sinfín de información al alcance de la mano”, expresa Jorge Osorio, experto en viruela del mono de la Universidad de Wisconsin-Madison y socio de la Coalición de Defensa contra la Pandemia de Abbott.

El especialista derriba tres grandes mitos sobre viruela del mono.

Mito 1: La viruela del mono se propaga principalmente por el aire como el Covid-19

“Si bien todavía hay mucho que aprender sobre la viruela del mono, es más probable que la transmisión primaria entre personas se produzca cuando hay un contacto directo con una erupción que el virus provoca en el cuerpo o cuando hay un contacto directo con fluidos corporales, que pueden quedar en superficies, que contienen el virus”, explica Jorge Osorio.

Aunque no se puede descartar que sea posible alguna transmisión respiratoria con un contacto cercano prolongado, Jorge Osorio indica que se puede estar tranquilo de que este virus no es otro Covid-19: «La viruela del mono se contagia habitualmente por contacto físico directo, por lo que es menos transmisible que el Coronavirus», señala.

Mientras la comunidad científica sigue estudiando si el virus puede propagarse cuando alguien no tiene síntomas, y cómo puede propagarse a través de los fluidos corporales, incluyendo la saliva y las heces, hay medidas que se pueden tomar a modo de prevención.

Para prevenir el contagio de la viruela del mono, Clínica Mayo recomienda evitar el contacto piel con piel con personas que tengan una erupción que pueda ser un signo de viruela del mono, no tocar los objetos o materiales que haya utilizado una persona contagiada, incluyendo la ropa o las sábanas, y lavarse las manos con frecuencia.

Mito 2: La viruela del mono puede propagarse a través del agua

“Aunque el SARS-CoV-2 se puede diseminar en las heces, hasta la fecha no hay información de que las personas puedan enfermar debido a la exposición directa a aguas residuales tratadas o no tratadas. También se cree que este es el caso de la viruela del mono”, dice Jorge Osorio.

El agua potable pasa por un extenso proceso de tratamiento, y su fuente está separada de las aguas residuales. Los sistemas públicos tratan la fuente del agua potable de la gente, que es superficial o subterránea, por lo que los residuos y las bacterias se eliminan mucho antes de que lleguen al consumidor.

Mito 3: La viruela del mono es una enfermedad de transmisión sexual

La viruela del mono forma parte de la familia de virus que causa la viruela y actualmente no se considera una enfermedad o infección de transmisión sexual.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) afirman que la viruela del mono puede contagiarse a cualquier persona a través del contacto personal y cercano, lo que puede incluir el contacto sexual.

Por su parte, el Ministerio de Salud advierte que este virus se transmite por el contacto piel con piel con una persona con una persona infectada, especialmente por el contacto directo con las lesiones cutáneas causadas por esta enfermedad, así como también por compartir ropa de cama, toallas o vestuario con una persona contagiada.

Un estudio publicado en The New England Journal of Medicine descubrió que, en el 95% de los casos, el contacto sexual fue la razón más probable por la que una persona del grupo de estudio contrajo el virus.

Para reducir el riesgo de contraer la viruela del mono en lugares públicos, como los conciertos, se recomienda minimizar el contacto piel con piel y mantenerse en lugares donde la gente esté completamente vestida. De lo contrario, es recomendable quedarse en la parte trasera, lejos de la multitud.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.