Especialista explica cómo enfrentar enfermedades de manos y brazos por uso excesivo de celulares

Cada vez son más frecuentes las consultas a especialistas por dolores en manos, muñecas, dedos y extremidades en general. Al parecer, el uso frecuente de celulares ha hecho que se desarrollen nuevas afecciones.

Consultado sobre este tema, el traumatólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, doctor Luis Schnapp, explica que una de las patologías probablemente más comunes es la tendinitis de Quervain.

«Es una tendinitis en el costado, por el lado del pulgar a nivel de la muñeca. Es una condición dolorosa, que luego del uso excesivo del celular, por la postura algo viciada de la muñeca, se puede desarrollar esta condición de dolor”, señala.

Plantea, además, que “también se da el síndrome del túnel cubital, una neuropatía por atrapamiento a nivel del codo, por la posición sostenida en flexión del codo, que tensiona el nervio, generando síntomas por todo el borde del antebrazo hasta el dedo meñique y anular”.

Detalla al respecto que se puede sentir “una sensación de entumecimiento y hormigueo, en el borde del antebrazo y hasta el dedo meñique y anular, que es bastante incomodo, en ocasiones doloroso. Se manifiesta típicamente en las mañanas, pero también con algunas posiciones en el día, en especial con el codo flectado de manera sostenida”, dice.

Cuando es más grave o severo, advierte el doctor Schnapp, “se puede manifestar debilidad de la musculatura propia de la mano, vale decir, la que permite que los dedos se aproximen unos a otros, cuando uno utiliza herramientas o instrumental menor, como tijeras o tomar un lápiz se manifiesta esta debilidad en el uso de la mano”.

Tratamiento

El traumatólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile aconseja en las noches usar algún tipo de ferulaje que mantenga el codo en relativa extensión, evitando así la tensión en el nervio. De día, igualmente recomienda evitar apoyar el codo en superficies duras, como en una mesa o el apoyo en el brazo de una silla.

Aconseja también “realizar ejercicios de movilidad de este nervio, con una suave flexión y extensión del codo y, por último, medicamentos neuromoduladores, que ayudan un poquito con los síntomas. Cuando esto persiste o es muy severo, eventualmente requiere de una pequeña cirugía en que se realiza una liberación de este nervio”, sostiene el facultativo.

Dedo de gatillo

Esta condición, cuyo nombre técnico es tenosinovitis estenosante, ocurre porque “las poleas de los dedos, a nivel de los tendones flexores, son un poquitito más estrechas. Las personas propensas a esta condición pueden, eventualmente, manifestar esto ya sea en uno, dos o tres dedos ocasionalmente, por algunas descompensaciones hormonales en caso de hipotiroidismo, condiciones relacionadas a la lactancia o también cambios metabólicos, como en el caso de la diabetes».

Aclara que esta enfermedad no tiene mucha relación al uso de celulares, y que “es una condición que genera dolor y eventualmente rigidez y algún resalte al intentar flexar el dedo. Se manifiesta más en las mañanas, luego de haber estado en una posición horizontal. (…) Eventualmente, el paciente puede llegar a tener un dedo incluso bloqueado, en que ve limitada la posibilidad de extender el dedo o siquiera flectarlo por temor a sentir este intenso dolor y resalte del dedo. Pero también puede tener manifestaciones con poco dolor, pero sí con un resalte algo incómodo ocasionalmente”.

Sobre tratamientos recomienda el uso, cuando éste se diagnostica tempranamente, de férulas en extensión del dedo durante la noche, aplicación de frio durante el día en la base del dedo, y evitar el uso de herramientas manuales. “Eventualmente, si esto persiste, se realiza una infiltración de corticoides en la base del dedo, y si esto recurre o persiste, se opera”, plantea.

Fuente: Universidad de Chile.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La demanda de hígados de donantes para pacientes trasplantados supera la oferta, y más del 15% de los pacientes en lista de espera mueren al cabo de un año. Un nuevo estudio internacional ofrece apoyo para aumentar el uso del trasplante de hígado de donante vivo (THDV) en los países occidentales y reducir el desequilibrio entre la oferta y la demanda de órganos, según publican sus autores en el 'Journal of Hepatology', la revista oficial de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado.