Tres universidades nacionales firmaron un convenio para crear un centro nacional de vacunas

Las Universidades de Chile, Antofagasta y Católica firmaron convenio para crear una red de centros de investigación y desarrollo para la elaboración de vacunas. La iniciativa tiene como fin impulsar en el país la producción de nacional de vacunas, trabajo que se había desarrollado hasta el 2002.

El proyecto se ejecutaría en el Parque Académico Laguna Carén de la Universidad de Chile y llevaría por nombre “Centro de Producción de Vacunas y Productos Biológicos en el Parque Académico Laguna Carén”.

Respecto a este convenio, el rector de la Casa de Bello, Ennio Vivaldi, enfatizó a EmolTV frente a la actual pandemia y la urgencia por el desarrollo de vacunas que “no podemos depender de nadie para algo tan importante como producir vacunas para nuestra población y también destacar que es muy importante tener una comunidad científica muy sólida”.

A inicios de año, la Universidad de Chile firmó un Memorándum de Entendimiento con la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos (Asilfa) para desarrollar vacunas y productos biológicos a nivel local en un plazo inicial de tres años.

La creación de este Centro Nacional de Vacunas es importante, puesto que, como indica Vivaldi, “Chile debe tener un centro en el cual se den todas las fases de producción y exportación”. La autoridad universitaria estipuló que el no tener un lugar disponible para la investigación y desarrollo de vacunas en el país, tiene graves efectos para su autonomía y soberanía.

Sobre los plazos para su implementación, Vivaldi indicó que “pensamos que de tener éxito nuestras gestiones creo que una cosa totalmente instalada tomaría entre 3 a 4 años, pero tener frutos concretos con productos concretos podría ser en un plazo muy anterior a ese”.

El rector y académico universitario cree firmemente que Chile tiene el potencial para retomar el trabajo que años atrás se dejó. Vivaldi enfatizó que “cuando lanzamos la idea de volver a tener un centro de vacunas, la cantidad de contactos que hemos tenido de distintas instancias y países ha sido impresionante. Estamos muy optimistas de que podemos andar muy bien”.

De momento, la U. de Chile se encuentra en conversaciones con centros productores e industriales de otros países como Argentina y Brasil y con grupos universitarios y empresariales europeos, de Alemania e Italia, con el fin de generar alianzas de colaboración que nutran al proyecto.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.