Actualidad

Los autores explican que, si bien se le asocian beneficios como jornadas laborales más flexibles, "también puede difuminar los límites entre el trabajo y el hogar, contribuir a ampliar las horas de trabajo y dar como resultado una sensación de desapego del lugar de trabajo", lo que tiene un impacto negativo en la salud mental.